Menú Buscar
Un inmigrante irregular trata de lograr asistencia sanitaria, algo que Ana Mato dificultó / CG

Fracaso de los protocolos para aplicar la sanidad universal en Cataluña

La atención médica a los sin papeles naufraga por la desidia, los errores administrativos y la rotación de personal

18.01.2017 00:00 h.
5 min

Pinchazo del acceso a la sanidad universal en Cataluña. La desidia de la Administración, los errores burocráticos y la rotación de personal han torpedeado una de las medidas estrella del Gobierno catalán para la presente legislatura. Tres meses después declarar que en el territorio se prohibiría cobrar a los pacientes sin papeles en las urgencias públicas, un número desconocido de enfermos continúa pagando. Lo hacen, denuncian las oenegé, en hospitales públicos y en ambulatorios.

Preguntado por el traspiés y las medidas para corregirlo, el departamento no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio.

Quien sí lo ha hecho es el directivo de un gran hospital catalán. "Ha habido disfunciones. El personal de admisión de urgencias no tenía claro a quién tenía que cobrar. Los hemos tenido que formar en los propios centros. De Salut no llegó nada. El formulario se distribuyó tarde y sólo en catalán. Lo traducimos nosotros", ha enumerado el profesional.

"1.000 no han pagado, ¿cuántos sí?"

Las oenegé son más duras. "Sabemos, porque lo comunicó el Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), que unas 1.000 personas se han beneficiado de la atención médica a cargo de la Generalitat desde septiembre. Lo que no sabemos es cuántas han acabado pagando", ha lamentado Carlos Losana, portavoz de Pasucat, una plataforma de sindicatos y entidades sociales que busca eliminar las barreras a la sanidad.

Precisamente, la asociación denunció la semana pasada que se cobró 150 euros a los padres de un bebé por una visita en el hospital público Joan XXIII de Tarragona en diciembre. En aquel momento, la Consejería de Salud lo atribuyó a un "error".

A los pocos días ha trascendido que los ocho grandes hospitales de referencia de Cataluña, los vinculados a la red del Instituto Catalán de Sanidad (ICS), no han aplicado correctamente el protocolo, según ha informado la Cadena SER.

"Ha habido caos"

El análisis lo comparte el sindicato CCOO, mayoritario en la Mesa Sectorial del ICS. "Ha habido fallos en la implementación. Ello ha provocado que algunos equipos de urgencias cobraran las visitas a pacientes que no debían", ha indicado un portavoz de la agrupación.

La organización sindical preguntó en uno de los grandes hospitales sobre el procedimiento. La gerencia admitió la existencia de "fallos administrativos" en el protocolo. El resultado es que resulta imposible determinar cuántas personas han tenido que pagar con dinero o tarjeta en las urgencias de un hospital.

'Tarjetazo' en 2012...

Cabe recordar que recuperar la asistencia sanitaria a los sin papeles es una de las medidas estrella de la Consejería catalana de Salud para la presente legislatura. El plan es el segundo intento del Gobierno autonómico de tumbar el Real Decreto 16/2012, que aprobó cuando Ana Mato (PP) era ministra de Sanidad, y que introducía restricciones al acceso al Sistema Nacional de Salud (SNS).

El texto, que vinculaba la obtención de una tarjeta sanitaria a la cotización, dejó sin asistencia sanitaria a unas 800.000 personas en situación irregular en España, según cálculos de Médicos del Mundo.

La Generalitat, que tiene las competencias en Salud transferidas desde 1981, adoptó la orden que trasponía lo establecido por el Gobierno en agosto de 2012.

...y desmontaje de la Generalitat

Tres años después, la Consejería de Salud aprobó una instrucción contraria, la 8/2015, que fulminaba gran parte de las barreras de los sin papeles para visitar al médico. No obstante, el derecho quedaba condicionado al empadronamiento en el territorio durante más de tres meses.

El 30 de septiembre de 2016 Salud dio un paso más. Emitió otra orden [ver aquí] que universalizaba la sanidad a todas las personas con residencia en Cataluña. En el caso de los turistas, la circunscribe a la tarjeta sanitaria europea (TSE) o al seguro médico privado contratado antes del viaje.

Ahora, el sector casi en pleno denuncia que la medida ha naufragado.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información