Menú Buscar
Manel Jovells, director general de la Fundación Althaia, en una imagen de archivo

Fiscalía investiga el caso del paciente catalán que acudió 60 veces a urgencias

El ministerio público abre diligencias penales para saber por qué la sanidad pública catalana no ha hallado diagnóstico al dolor intenso de Jaume G. durante tres años

24.10.2018 00:00 h.
6 min

La Fiscalía de Área de Terrassa (Barcelona) ha abierto investigación penal por el caso de un paciente catalán que ha ido 60 veces a urgencias en tres años sin que los médicos encontraran curación a su caso. El ministerio público ha iniciado diligencias penales por la situación de Jaume G., de 36 años y vecino de Rellinars (Barcelona), que lleva tres largos ejercicios con un dolor intenso que le impide moverse del sofá. No tiene un diagnóstico médico pese a que ha acudido en repetidas ocasiones a los hospitales públicos Mutua de Terrassa y Fundació Althaia de Manresa.

Según ha podido saber este medio, Fiscalía ha tomado cartas en el asunto después de que la entidad El Defensor del Paciente denunciara "denegación de asistencia" y "el riesgo al que se ha puesto al paciente" que lleva "tres años de sufrimiento" ante la "pasividad, dejación y nulo caso a las reclamaciones". La entidad que preside Carmen Flores, ha afirmado que el caso precisaba la intervención de la justicia por "dejación" hasta que se ha agravado el enfermo, "llegando a no tener solución en un porcentaje alto, caso que podría ser producirse en esta situación". Bajo el punto de vista de la oenegé, "estos casos entran irremediablemente en la parte jurisdiccional, ya que se pone en riesgo la salud de los ciudadanos".

"Solo quiero curarme"

En efecto, la diligencia de investigación con fecha 17 de octubre de 2018 firmada por Alfonso Morán, fiscal del área de Terrassa, a la que ha accedido este medio, confirma a El Defensor del Paciente que buscará "depurar las posibles responsabilidades penales" tras los tres años de sufrimiento del enfermo.

La Mutua de Terrassa, uno de los hospitales públicos que trató a Jaume G. y que será investigado / CG

La Mutua de Terrassa, uno de los hospitales públicos que trató a Jaume G. y que será investigado / CG

En conversación con Crónica Global, Jaume G. ha recordado que él "no quiere hacer ruido alguno, solamente curarse". Asegura que el inicio de diligencias de investigación por parte de la Fiscalía "lo coge por sorpresa", aunque sí denuncia la "dejadez" a la que ha sido sometido por la red pública sanitaria catalana. "Ya no voy ni a urgencias porque lo único que hacen es estabilizarme. Ya ni me molesto en ir y me automedico", lamenta. Su problema empezó tres años atrás, cuando notó una suerte de "explosión en la zona testicular". Desde entonces sufre un dolor agudo en la zona, que ningún médico ha sabido o ha podido diagnosticar.

Tras probar diversos fármacos, el paciente descubrió que los medicamentos antihongos mejoraban su situación. "Al menos me permiten tener movilidad y no estar postrado en el sofá todo el día sin poder levantarme", admite el enfermo. La administración por vía oral de Fluconazol, pues, "ha mejorado algo mi vida, aunque cuando no lo tomo vuelve el intenso dolor, que se ha extendido desde la zona testicular al estómago". Cabe recordar que ningún facultativo de Terrassa y Manresa, ciudades donde se ha tratado este ciudadano, ha podido aislar hongo alguno en los cultivos realizados. El fármaco contra la candiniasis vaginal, sin embargo, ayuda. A ello se aferra este vecino de Rellinars (Barcelona).

Sanidad pública en la diana

Cabe recordar que esta no es la primera vez que la justicia investiga las prácticas y procedimientos de la sanidad pública catalana. El caso más reciente es la apertura de diligencias de investigación sobre la farra de enfermeros en la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell, el mayor hospital de esta ciudad barcelonesa. El ministerio público del Área de Sabadell inició pesquisas sobre qué ocurrió en un box de urgencias en mayo, cuando hubo una juerga de sanitarios en horario laboral. El consorcio hospitalario público --que tiene participación mayoritaria de la Generalitat de Cataluña-- archivó los expedientes disciplinarios abiertos tras el escándalo.

Manuel Galiñanes (i), el médico que denunció los recortes en Cataluña y fue despedido injustamente, según el TSJC / CG

Manuel Galiñanes (i), el médico que denunció los recortes en Cataluña y fue despedido injustamente, según el TSJC / CG

Antes de ello, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) revocó la destitución de Manuel Galiñanes, experto en cirugía cardíaca y ex jefe de servicio de quien el Vall d'Hebron Barcelona Hospital Campus prescindió en 2015 tras denunciar que dos de sus pacientes habían fallecido por culpa de la lista de espera agravada provocada por los recortes acometidos por el anterior Gobierno catalán capitaneado por Artur Mas. La instancia jurisdiccional concluyó que el despido del facultativo había sido "clamorosamente ilegal". Galiñanes, por su parte, recordó tras ganar en el TSJC que compañeros suyos "habían sufrido un trato similar tras denunciar un tijeretazo".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información