Menú Buscar
Imagen del Ejército de Tierra desplegado en la Residencia Sophos, de Sant Joan Despí (Barcelona) / CG

Fiscalía investiga la gestión del 'número 2' de la patronal de residencias

Ignasi Aletà, vicepresidente de Acra, en la diana del ministerio público tras cerca de 40 muertes de mayores en los geriátricos Sophos en Cataluña

5 min

La Fiscalía Provincial de Barcelona ha incluido al número dos de la patronal de residencias en las pesquisas penales por la gestión del coronavirus. El ministerio público peina la gestión de Ignasi Aletà Ferran, gerente de los geriátricos Sophos en Cataluña y vicepresidente de la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (Acra). Lo ha hecho tras cerca de 40 muertes de personas mayores en sus asilos de Sant Joan Despí y Barberà del Vallès (Barcelona).

Según ha podido saber este medio de fuentes judiciales, las diligencias de investigación 19/20 abiertas por la Fiscalía de la provincia incluyen la residencia Sophos de Sant Joan Despí, en la que habrían muerto unas 30 personas durante la pandemia del virus SARS-CoV-2. Otras delegaciones del ministerio público en Cataluña han nutrido esa investigación con denuncias de familiares de residentes en Sophos, inhibiéndose en favor del órgano superior.

Denuncian "mala praxis"

Preguntada por la cuestión, Sophos no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio. Sí lo han hecho denunciantes de la presunta "mala praxis" en las residencias de Sophos en Cataluña, en las que se habrían producido unos 40 fallecimientos de ancianos: 29 en la de Sant Joan Despí y al menos seis en la de Barberà del Vallès (Barcelona). "Creemos que no se prepararon bien para el virus, ocultaron información y no reaccionaron a tiempo", ha explicado uno de los allegados de un residente que perdió la vida por el patógeno.

Lo factual es que el grupo catalán de residencias precisó de la ayuda de las administraciones, tanto del Instituto Catalán de Sanidad (ICS), como de los ayuntamientos e incluso el Ejército de Tierra, para sortear la crisis del coronavirus. La Unidad Militar de Emergencias (UME) desinfectó el geriátrico de Sant Joan Despí el 6 de abril, pero ya era tarde: el virus se había colado en la instalación. Pese a ello, la gerencia del centro tuvo que pedir auxilio también a la Generalitat de Cataluña porque no encontraba personal de enfermería que quisiera trabajar en el equipamiento. El mismo día, los militares limpiaron también el centro de Barberà. Ambos presentan víctimas mortales por la infección derivada del microorganismo.

Silencio de la empresa

El descalabro del grupo Sophos durante la pandemia no es nuevo: ha ocurrido en muchas otras residencias. El elemento que ven sospechoso los familiares es, por un lado, el flujo de información y, por el otro, la lenta reacción de las gerencias cuando el patógeno contagió a los primeros residentes. "Pese a ser una de las empresas catalanas del sector con más solera, su gestión de la crisis deja mucho que desear", se quejan. De hecho, Sophos Sant Joan Despí es uno de los geriatricos señalados por las familias por, supuestamente, su cicatería con la información pese al elevado volumen de fallecidos. Ha encajado una denuncia de, por ejemplo, la familia de Fátima Serrano, una mayor dependiente que murió el 24 de marzo sin haber pasado un test de coronavirus.

Cabe recordar que Sophos lo dirige Ignasi Aletà, un histórico del sector del cuidado de las personas mayores en Cataluña. El directivo es el número dos de la poderosa patronal Acra, que comanda Cinta Pascual, gerente de L'Onada Serveis Asistencials, otra compañía histórica de la misma industria. Sophos facturó 5,9 millones de euros en 2017 y ganó cerca de 588.000 euros en 2017, último ejercicio disponible. Opera activos en Sant Joan Despí, Barberà y Sant Vicenç dels Horts.

 

 

Cinta Pascual comenta la gestión de la crisis del coronavirus en la residencia Acra / TWITTER