Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una tubería vertiendo residuos sobre un río / PIXABAY

La Fiscalía se querella contra una empresa de Manlleu por verter líquidos contaminantes

La compañía de compostaje de residuos orgánicos habría volcado líquidos tóxicos sobre un campo de cultivo de cereales

2 min

Querella contra una empresa de compostaje de residuos orgánicos de Manlleu (Barcelona). La compañía ha sido denunciada por la propietaria de una finca de cultivo de cereales del municipio tras verter, presuntamente, líquidos contaminantes sobre los campos agrícolas.

El Servicio de Medio Ambiente de la Fiscalía de Barcelona se ha querellado contra la sociedad y el director de la planta de compostaje por un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente ante los Juzgados de Vic (Barcelona).

Riesgo natural

La empresa de compostaje de residuos orgánicos, según la Fiscalía, provoca “vertidos de sustancias contaminantes que fluyen por el terreno” de los campos de cultivo “generando un grave riesgo para los ecosistemas naturales y el medio ambiente”. Esto se estaría produciendo al menos desde el año 2015, según el Ministerio Público.

Esto se ha producido después de las inspecciones realizadas por el Área Central de Medio Ambiente de los Mossos d’Esquadra en la zona afectada a finales de 2019 y principios de 2020. Tras ello la Fiscalía abrió diligencias por un presunto delito que impacta directamente sobre el ecosistema agrícola de Manlleu y podría suponer un riesgo natural.

Contaminación acústica en Sitges

En paralelo, el mismo servicio de la Fiscalía ha presentado una querella en los Juzgados de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) contra los responsables de dos bares musicales y un restaurante de Sitges (Barcelona). Están acusados de presunta contaminación acústica. Se han abierto diligencias, además, contra tres técnicos del Ayuntamiento de Sitges por presunta prevaricación medioambiental en el momento de los hechos.

La querella presentada es por presuntos delitos contra los recursos naturales, la salud pública y el medio ambiente, además de prevaricación medioambiental, tras una denuncia en agosto de 2017 de una plataforma vecinal de Sitges.