Menú Buscar
Imagen de los disturbios en la Vía Laietana de Barcelona tras la sentencia / EFE

La Fiscalía pide seis años de cárcel para uno de los radicales de las protestas por la sentencia

El ministerio público pide que la eventual condena se sustituya por la expulsión de España del acusado, de nacionalidad estadounidense

4 min

La Fiscalía ha pedido seis años de cárcel para un manifestante al que acusa de intentar quemar un contenedor y una papelera durante los disturbios ocurridos en el centro de Barcelona en el marco de las protestas contra la sentencia del Tribunal Supremo por la condena a los líderes del 1-O.

El ministerio público acusa en su escrito de acusación al manifestante, C.A.P., de nacionalidad estadounidense, de los delitos de desórdenes públicos y de daños mediante incendio y pide que la eventual condena que se le imponga se le sustituya parcialmente por su expulsión de España.

"Grave riesgo" para los concentrados

Aunque el procesado no logró incendiar los contenedores debido a la intervención de la Guardia Urbana, la Fiscalía advierte que de haberlo hecho habría provocado “un grave riesgo” a los concentrados, debido a las “dificultades de evacuación que presentaban las vías de acceso a la ciudad en ese momento”.

El acusado fue detenido en la jornada de disturbios del pasado 18 de octubre en Barcelona, los más graves de los que ocurrieron en la oleada de protestas contra la sentencia del procés y que desembocaron en violentos choques entra la policía y los manifestantes en la Via Laietana, frente a la Jefatura Superior de Policía.

"Menoscabar la propiedad ajena"

Según mantiene el ministerio público en su escrito, que este jueves avanza La Vanguardia, el acusado acudió por la mañana a las proximidades de la plaza Catalunya de Barcelona, donde se estaban llevando a cabo manifestaciones que "requirieron cortes en la circulación de vehículos en todo el centro de la ciudad y dificultades evidentes a la circulación de personas".

"Con clara intención de menoscabar la propiedad ajena y pública y de alterar la tranquilidad ciudadana", añade el escrito, el acusado intentó quemar una papelera situada en las proximidades de la confluencia entre la Gran Via y la calle Aribau de la capital catalana, "sin que conste que causara deterioro en la misma".

Material irritante

Posteriormente, prosigue el escrito, el procesado se introdujo en un contenedor municipal de residuos de carga lateral situado en la calle Pelayo de Barcelona y prendió fuego a unos rollos de papel higiénico con la intención de incendiarlo por completo. Al ser detenido, al acusado se le intervino un encendedor en el bolsillo, otros siete en el interior su riñonera y una mochila en la que llevaba un bote de pintura naranja y varias hojas con anotaciones, claves y nombres relacionados con redes sociales, añade el ministerio público.

También llevaba, según la Fiscalía, una bolsa de cartón que contenía un bote con gel desmaquillante y nueve jeringuillas con peróxido de calamina en su interior, una "sustancia altamente irritante". El ministerio público solicita además que el acusado -quien se encuentra en prisión preventiva desde su detención el pasado mes de octubre- pague una indemnización de 489 euros por los daños causados al contenedor y una multa de 7.200 euros.