Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un menor con la mano en alto para reflejar el rechazo a los abusos sexuales / EFE

Fiscalía pide 23 años de cárcel para un hombre por abusar y violar a una chica de 14 años

El perito que realizó la exploración psicológica de la víctima descarta que se trate de una denuncia falsa

3 min

La fiscalía ha pedido 23 años y medio de cárcel para un hombre acusado de abusar y violar a una chica de 14 años en 2017. El presunto criminal, vecino de Sant Joan de les Abadesses (Girona), tenía 21 años en el momento de los hechos.

La fiscal califica que la primera relación es abuso --ya que el Código Penal elevó la edad de consentimiento sexual de los 13 a los 16 años en 2015--, mientras que el otro delito que se le atribuye es de agresión con violencia e intimidación a menor de dieciséis años. Además, en concepto de responsabilidad civil, la acusación pública pide 30.000 euros para la víctima.

La defensa habla de relaciones consentidas

La defensa ha pedido la absolución y ha alegado relaciones consentidas en ambos casos, a la vez que ha apelado al artículo 183 del Código Penal, que excluye la responsabilidad cuando el autor de los hechos es "una persona próxima al menor en edad y grado de desarrollo o madurez”.

En el juicio, celebrado este martes en la Audiencia de Girona, el acusado ha reconocido que conoció a la víctima a finales de 2016 y que, meses después, tuvieron relaciones sexuales. Pero ha sostenido que no sabía qué edad tenía la menor, aunque creía que podía ser dos años menor que su hermanastra, que tenía unos diecisiete años.

Cruce de acusaciones

El procesado también ha relatado que la víctima le pidió que establecieran una relación seria y que su negativa es la causa de la denuncia, aunque ella ha explicado que fue al revés.

Meses después tuvieron una nueva relación, consentida según él y violación según ella, que asegura que la agredió después de negarse a la penetración.

El perito descarta una denuncia falsa

El perito que realizó la exploración psicológica de la menor ha asegurado que “no tenía ninguna animadversión contra el acusado” que le hubiera llevado a denunciarle en falso.

Además, considera que su relato es "perfectamente creíble, porque no esconde nada", y detalla que tuvo "una mala primera experiencia, por eso, ante una segunda vez, dice que no”.