Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Menores salen a la calle durante la reclusión / EUROPAPRESS

Fiscalía expedientará a menores de entre 14 y 17 años que incumplan la reclusión

Aquellos adolescentes que se salten las restricciones de movilidad de manera reiterada pueden incurrir en un delito de desobediencia

3 min

Los fiscales de menores abrirán expediente a las adolescentes de entre 14 y 17 años que se salten más de una vez las medidas de confinamiento decretadas por la pandemia del coronavirus, porque al reincidir se considera delito de desobediencia.

Así lo ha comunicado el representante del ministerio público, Javier Huete, a todos los fiscales de menores de España, ante las consultas que le trasladaron sobre la forma de actuar con aquellos niños de 14 años o más que incumplían la reclusión.

Delito de desobediencia

"Si un menor se fuga, se debe dar cuenta a la policía para que lo localicen y lo devuelvan. ¿Qué consecuencia tiene? Si es la primera vez, se intenta hacerle entender y se le advierte de que si reitera, habría incurrido en un delito de desobediencia y se le abriría un expediente", ha explicado Huete.

En caso de que el adolescente reincida en su conducta, los agentes se lo comunicarán al fiscal y este abrirá diligencias preliminares. Cuando se resuelvan, puede decidir si lo envían o no ante el juez de menores. En ese supuesto, se celebraría la audiencia, pudiendo llegar a una sentencia condenatoria.

Atentando contra la autoridad

En todo caso, Huete ha precisado que solo en caso de que el delito de desobediencia por saltarse de manera reiterada el confinamiento, fuera acompañado de otro más grave, como el de atentado contra la autoridad, el fiscal podría solicitar una medida cautelar de internamiento en centro cerrado, pero ha puntualizado que es "muy excepcional" porque el Comité de Derechos del Niño ha recomendado que los menores que se salten el confinamiento sean reintegrados a las familias o centros de protección.

Desde que se decretó el estado de alarma, el índice de delitos de menores "ha descendido drásticamente", según ha precisado Huete. Donde sí hubo un "cierto repunte" durante la primera quincena del confinamiento fue en la violencia intrafamiliar, es decir, de menores contra sus hermanos o padres, pero también se ha apreciado un descenso de esa crisis inicial en las últimas dos semanas, según ha indicado.