Menú Buscar
Exterior de los juzgados de Martorell / GOOGLE

Fiscalía denuncia a un tuitero por difundir 'fake news' sobre menas

El acusado responsabilizó a unos menores extranjeros de apalear a una joven en Canet mostrando imágenes de una agresión sucedida en China

5 min

Un tuitero deberá sentarse en el banquillo de los acusados tras la difusión de noticias falsas sobre menores extranjeros no acompañados, conocidos como menas. El Juzgado de Instrucción número 6 de Martorell (Barcelona) ha admitido a trámite y abierto diligencias por una querella presentada por la Fiscalía de Barcelona.

La querella, presentada por el fiscal coordinador de delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, se dirige contra un vecino de Sant Andreu de la Barca (Barcelona), que presuntamente difundió un vídeo en el que culpaba a un joven extranjero de una brutal agresión sucedida en Canet de Mar (Barcelona). Las imágenes en realidad se extrajeron de un informativo de la televisión china sobre unos hechos sucedidos en el gigante asiático y no en Cataluña, señala el Ministerio Fiscal.

Mensaje de odio

El acusado habría colgado en Twitter la noche del 1 de julio de 2019 dicho registro con el mensaje: "Aquí tenéis el vídeo del MENA marroquí de Canet de Mar, a esos que le vamos a dar la paguita hasta los 23 años, los niños de Pedrito Piscinas. Por cierto, luego para más INRI la viola, estos energúmenos y estas manadas de marroquíes no saldrán en los medios".

Las imágenes muestran a un hombre agrediendo a una mujer, a la que propina quince puñetazos en la cabeza y siete patadas hasta dejarla inconsciente, tras lo cual le intenta bajar los pantalones y, finalmente, la agarra del cabello y la arrastra por el suelo y desaparece del campo visual de la cámara de vigilancia que graba los hechos. El video, de 45 segundos, se visualizó 21.900 veces. Y el mensaje del acusado fue retuiteado 19 veces, tuvo 13 aprobaciones y generó al menos 93 comentarios.

Voluntad de difamar

El fiscal considera que el tuitero actuó "movido por su animadversión y profundo rechazo a los inmigrantes extranjeros de origen marroquí, y entre ellos a su sector más vulnerable como son los menores no acompañados". Asimismo, lo acusa de actuar "con manifiesto desprecio a la verdad y de forma masiva e indiscriminada".

El coordinador de delitos de odio del Ministerio Público asegura que el responsable de difundir el mensaje inculpatorio contra los menas y asociarlo al vídeo busca "difamar a los menores no acompañados procedentes de otros países". Y para ello, "asociándoles de forma generalizada con actos violentos y agresiones sexuales, desacreditándolos y contribuyendo de esta forma a despertar o aumentar entre la población los prejuicios y estereotipos contra este colectivo de personas, especialmente vulnerables, con el consiguiente riesgo de generar sentimientos de rechazo y hostilidad social".

Xenofobia y supremacismo

La Fiscalía sostiene la acusación con otras "múltiples publicaciones de naturaleza xenófoba y racista" con "supuestas informaciones deformadas sobre los inmigrantes", especialmente referentes a "magrebíes y/o musulmanes" del tuitero y aporta hasta once ejemplos al respecto. En algunos de ellos se califica a los jóvenes migrantes como "hijos de la gran puta" y a los musulmanes como "moros de mierda".

Otro de los mensajes que apoyan la acusación reproduce la imagen del dictador Adolf Hitler para "solucionar el problema de los menas" y en otra publicación se muestra la cruz céltica, asociada a la ideología supremacista, junto a la frase del líder del Ku Kux Klan David Lane: "Debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para los niños blancos".

Mensajes en redes

El Ministerio Público acordó abrir una investigación a raíz de una denuncia presentada por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA). El fiscal ordenó entonces a los Mossos d'Esquadra identificar al autor de la publicación. Gracias al atestado policial se ha identificado a otros dos usuarios, vecinos Murcia y Almería, que también difundieron los mensajes.

Esta es la segunda denuncia que presenta la Fiscalía de Barcelona contra las fake news en España. En febrero se querelló contra otra tuitera acusada de difundir otro vídeo falso que achacaba actitudes violentas a un grupo de menas cuando en realidad había sido grabado en Brasil.