Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los tres neonazis por atacar a un vendedor ambulante / TWITTER

Fiscalía pide cinco años de cárcel para tres neonazis por atacar a un vendedor ambulante

La víctima vendía banderas españolas durante una manifestación de Societat Civil Catalana en Barcelona en 2017

4 min

Fiscalía pide cinco años de cárcel y 600 euros de multa para tres neonazis acusados de agredir a un vendedor ambulante para arrebatarle las banderas españolas que vendía en una manifestación de Societat Civil Catalana (SCC) en Barcelona en 2017.

En su escrito de acusación, el ministerio público acusa de un delito de robo con violencia e intimidación a los tres manifestantes, de ideología "skin nacionalsocialista", con la agravante de actuar por motivos discriminatorios, ya que la víctima portaba un turbante propio de la religión Sij. También pide que indemnicen a la víctima con 1.500 euros y a sufragar el coste de las banderas robadas.

Patadas y puñetazos

Fue en octubre de 2017 cuando el agredido se encontraba en la calle Casp de la capital catalana vendiendo las banderas, cuando, según Fiscalía,  "movidos por la aversión que sentían a toda identidad cultural, religiosa y nacional que no coincidiera con la propia", los acusados arrebataron cuatro de ellas al vendedor. A raíz del forcejeo los tres individuos se dirigieron a la víctima con expresiones como "moro musulmán".

Una vez se las quitaron, dos de los acusados propinaban puñetazos y patadas al hombre cada vez que este intentaba recuperarlas, mientras un tercero permanecía ajeno, "tratando de evitar reacciones defensivas que frustrasen el éxito de la acción".

Estética neonazi

El ataque al vendedor no cesó hasta que un grupo de ciudadanos apartó a los agresores, que acabaron alejándose con las banderas que le habían robado al tiempo que, haciendo ostentación de las mismas, le gritaban "mira, morito" Los acusados, que se sumaron a la manifestación que SCC había convocado frente al Palau de la Generalitat, vestían camisetas negras y banderas de España atadas a la cintura y lucían estética neonazi, según el ministerio público.

Uno de los procesados lleva tatuada una tela de araña, símbolo relacionado con movimientos radicales de extrema derecha, otro de ellos llevaba en su mano derecha una esvástica dibujada.

Intolerancia y menosprecio

El fiscal señala que fueron "sentimientos de menosprecio e intolerancia, por su religión y origen extranjeros" los que motivaron los hechos, por los que se les acusa de un presunto delito de robo con violencia e intimidación además de un delito leve lesiones.

Incidentes entre grupos ultras en el Café Zurich de Barcelona / EFE
Incidentes entre grupos ultras en el Café Zurich de Barcelona / EFE

Los acusados acumulan varios antecedentes. Uno de ellos fue denunciado en 2015 por una falta de lesiones a una persona de origen indio y ha sido identificado en varias ocasiones por tenencia, exhibición y utilización de armas, así como en dispositivos de seguridad ciudadana. Es más, justo después de agredir al vendedor sij, fue identificado en la plaza Catalunya Barcelona por su presunta relación con la agresión a un grupo de personas de origen sudamericano.

Antecedentes

Otros de los encausados ha sido identificado en dispositivos de seguridad ciudadana y por infracciones administrativas por la tenencia y exhibición de armas, mientras que un tercero fue detenido en noviembre de 2015 por lesiones y robo a un magrebí.

Destacadas en Vida