Menú Buscar
La actriz y cantante fallecida, Bimba Bosé / EFE

La Fiscalía analizará los tuits ofensivos sobre la muerte de Bimba Bosé

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, advierte de que nadie piense que en las redes sociales se puede actuar al margen de la ley

2 min

La fiscal de Sala de Criminalidad Informática, Elvira Tejada, ha solicitado a las fuerzas de seguridad que le remitan los tuit injuriosos y ofensivos publicados tras la muerte de la cantante y actriz Bimba Bosé, para analizar si algunos de ellos incurren en un delito de odio por su contenido homófobo.

Una vez la fiscal estudie esos comentarios, evaluará la posibilidad de emprender alguna actuación penal. Esta solo podría promoverse en el caso de los mensajes con alusiones a la homosexualidad, pues los autores de esos comentarios podrían haber cometido un delito de odio, tipificado en el artículo 510 del Código Penal. Entre los tuits ofensivos que se han producido tras el fallecimiento de la artista se han podido leer sentencias como "Le dio cáncer por escuchar tu música de mierda, pinche perro..." o "Esa Bimba Dios la castigó por lesbiana...".

Gran complejidad jurídica

Con todo, las fuentes señalan que se trata de un asunto "muy complicado" jurídicamente, pues en el caso de comentarios injuriosos contra una persona solo el perjudicado puede iniciar acciones penales. Fue el caso de los mensajes también publicados en Twitter tras el asesinato en 2014 de la entonces presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, un crimen que desató en la red social insultos, amenazas y hasta tuits que hacían apología del asesinato. Unos delitos contemplados en el Código Penal y por los que fueron detenidos e imputados tres personas.

Hoy, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se ha mostrado contundente con este tipo de comportamientos porque, ha advertido, "nadie puede pensar que está al margen de la ley" en las redes sociales y utilizarlas "para la ofensa y el cumplimiento de delitos". Catalá ha defendido que estos comentarios sobre Bimba Bosé sean investigados y que se identifique a sus autores, de forma que la Fiscalía y los juzgados determinen si constituyen algún delito.