Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Varias personas participan en el recuento de las elecciones del 26M en una mesa electoral de Vitoria / EFE

El fiscal pide 10 meses de prisión para el 'ultra' que agredió a apoderados de ERC y la CUP el 26M

El acusado insultó y golpeó a representantes de la izquierda independentista durante la jornada electoral de 2019

5 min

El fiscal de delitos de odio, Miguel Ángel Aguilar, pide una pena de 10 meses de prisión para D.R.M., el ultra que agredió a apoderados de Esquerra Republicana (ERC) y la CUP, durante la jornada electoral del 26M de 2019, en Barcelona.

En su escrito de calificación, el respresentante del ministerio público sostiene que sobre las 19.00 horas de esa fecha, el acusado se dirigió a la mesa electoral que le habían asignado, en un centro cívico de la calle Vallcivera. Allí, una de las víctimas, Cristian L.A (apoderado de la CUP), le preguntó si podía ayudarle. Fue entonces cuando D.R.M, "guiado por el propósito de ridiculizarlo", le gritó: “tú no vas a meter ningún voto en mi sobre, yo soy de Vox”,” hijo de puta”; “estos lo que quieren es romper España”, “rojo de mierda”.

Puñetazo al apoderado de ERC

Tras ello, cargó contra el representante de los republicanos en el mismo centro, Francesc Xavier R.C.. "Puto independentista, os estáis cargando el país”, le espetó. Tras depositar su voto, el imputado se giró hacia el apoderado de la CUP y le gritó: "Maricón de mierda", y trató de abalanzarse sobre él. Fue la intervención de otros apoderados, recoge el fiscal, la que lo impidió, aunque sí propinó un puñetazo al de ERC, "guiado por el propósito de menoscabar su integridad física".

Además, en el forcejeo para tratar de retener al agresor, otra apoderada recibió un manotazo en el pecho y una mano. Por todo ello, Aguilar considera que el acusado pretendía exponer a Cristina y a Francesc Xavier "a la burla del resto de apoderados y demás miembros de la mesa electoral, despreciando su ideología; a la vez que perturbaba el pacífico desarrollo del ejercicio a voto de los demás". Apunta, además, que actuó con "menosprecio, rechazo e intolerancia hacia la ideología de grupos de extrema izquierda independentista", y que ese motivo fue el que "desencadenó el ataque".

Simbología nazi

El escrito recoge que D.R.M. acudió a votar con una camiseta con la inscripción “AHTR”, siglas que en colectivos afines a ideologías neonazis evoca la frase “Adolf Hitler tenía razón”. Además, indica que en sus redes sociales ha mostrado un tatuaje que dibuja la figura de un skinhead crucificado y "ropa que incorpora figuras y lemas que evocan personajes y colectivos vinculados a ideologías de extrema derecha", como Hogar Social Madrid.

Por todo ello, Aguilar pide 10 meses de prisión para el acusado, por un presunto delito contra los derechos fundamentales y libertades públicas, por el que también solicita una multa de ocho meses con una cuota diaria de 15 euros, y tres años y 10 meses de inhabilitación especial para profesión en el ámbito educativo, docente y deportivo.

Inhabilitación y multas

El ministerio público también reclama una orden de alejamiento de una de las víctimas, Cristian, durante cuatro años, y dos meses de multa con cuota diaria de 15 euros por la agresión a Francesc Xavier. Igual sanción por la agresión a la otra apoderada; así como 24 meses de multa --también con cuota diaria de 15 euros-- por un delito electoral, así como un año de inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo.

En concepto de responsabilidad civil, el fiscal también reclama que D.R.M abone 600 euros a los apoderados de ERC y la CUP, en concepto de daño moral y lesiones; así como otros 100 euros para la otra representante de partidos durante la votación. Por todo ello, solicita la apertura de juicio oral.