Menú Buscar
El juez Aguirre a las puertas de la central de los Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo / CG

El fiscal pide que se investigue a la madre de un narco por ayudar a su hijo a blanquear

Se trata de la progenitora del investigado David Donoso, que vendió yeso en vez de coca a otro traficante y se embolsó 600.000 euros

9 min

Se llama María José Gutiérrez Rancaño. Es la madre del presunto narcotraficante David Donoso, uno de los principales implicados en la pieza madre de la Operación Macedonia. Ahora, el fiscal pide que se investigue también a la mujer por ayudar a su hijo a blanquear.

Para Donoso, la Fiscalía pide 11 años de cárcel por pertenencia a banda criminal, tenencia de armas y narcotráfico. Según el fiscal, vendió 50 kilos de lo que se suponía era cocaína a otro narco (Juan Miguel Bono) al que embaucó y del que cobró unos 600.000 euros por un paquete de coca y 28 de yeso.

El juez Joaquín Aguirre decretó la cárcel para él pero, tras interrogarle a posteriori, le dejó libre y no sólo eso, le retornó --para sorpresa de la policía judicial-- los 310.000 que se le incautaron en una caja de seguridad de Caixa Catalunya. Según los Mossos d'Esquadra, ese dinero se correspondía con lo obtenido por la venta de esa partida de coca. El fiscal recuerda que el chico abrió la cuenta en 2008 y luego dejó a su madre como titular.

El fiscal ata cabos

Pues bien, ahora, el fiscal, trascurridos ocho años, ha decidido no dejar cabos sueltos y pide en su escrito de calificación provisional de los hechos que se abra una investigación contra la madre del chico porque, según todos los indicios, “auxiliaba a su hijo David Donoso a ocultar ingentes cantidades de dinero en efectivo provenientes de su actividad de tráfico de sustancias estupefacientes”.

El día 30 de junio de 2010, la policía logró identificar esa caja de seguridad que había abierto Donoso en Caixa Catalunya y que había puesto a nombre de su madre. Las intervenciones telefónicas previas a la detención de ese presunto narco revelan que, de forma reiterada, el chico ordenaba a su progenitora que realizase operaciones en dicha cuenta.

Dinero del narcotráfico

Con autorización judicial, los Mossos reventaron la caja 207-A y allí aparecieron 310.000 euros. La policía no tuvo el más mínimo margen de duda: aquel dinero era la mitad del botín obtenido en el golpe que, según los agentes autonómicos, perpetraron Donoso y [Alfredo] López --otro de los presuntos narcos de la Operación Macedonia​-- contra Bono.

“Entiende esta unidad que López y Donoso se repartieron 600.00 euros, siendo la cantidad de 300.000 euros para cada uno de ellos y optando Donoso a esconderlos bajo la titularidad de su madre en el interior de una caja de seguridad”. Así se expresan los Mossos en el atestado posterior al hallazgo en la caja de seguridad 207-A.

El juez les mueve de cárcel

Semanas después y por motivos que se ignoran, se produjeron unos episodios procesales, poco comprensibles y de difícil justificación.

En fecha 23 de julio de 2010, Aguirre llamó a declarar a Donoso. Éste se negó a prestar declaración. Semanas después, el juez, le volvió a citar. Esta vez sí aceptó el interrogatorio tras el cual, y para sorpresa de todos, el magistrado ordenó el traslado de cárcel del chico a través de una resolución de fecha 4 de agosto del 2010. 

David Donoso pasó del centro Penitenciario de Quatre Camins al centro de Brians 1, cárcel donde se encontraba su amigo e imputado Alfredo López con quien, según la policía, perpetró el golpe a Bono. Curiosamente, el día anterior, el 3 de Agosto del 2010, Aguirre, a través de un auto, levantó la “prohibición de comunicación de Alfredo López con otros imputados en la presente causa”.

Incluso en la referida resolución del día 4, el propio juez alega de forma literal que “no existe inconveniente en que ambos puedan comunicarse entre si”. Esa decisión de Aguirre​ sorprendió a las partes personadas en la causa. También fuera de ella.

La dirección penitenciaria, sin entender nada

Así, por ejemplo, la propia dirección general de prisiones envió un fax al juez preguntándole por los motivos que le habían impulsado a llevar a cabo ese extraño traslado: “Os solicito que expreséis la razón por las que habría de ser trasladado el interno David Donoso Gutiérrez desde el CP de Quatre Camins, no tan sólo a la cárcel de Brians 1, sino concretamente al módulo 1”.

El fax enviado por la Generalitat al Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona tiene fecha de 4 de agosto de 2010 y está firmado por el Cap del Servei de Gestió Penitenciaria del Departamento de Justicia.

Aguirre, en una resolución de ese mismo día, responde que reitera la orden de traslado y que no va a dar explicación alguna porque el caso esta bajo secreto: “Dado que la causa es SECRETA, no procede dar más explicaciones de las ya efectuadas”.

Así, el juez que les separó, les juntó expresamente. Donoso y López se ven en la cárcel. Y hablan. Días después, les excarcela y les toma declaración y ambos quedan en libertad con cargos.

Y el juez les devolvió el dinero

Los derroteros extraños que toma el caso de estos dos presuntos narcotraficantes no acaba aquí. El día 23 de agosto del 2010, Aguirre dicta un auto por el que ordena que le sean retornados a Alfredo López dos vehículos (BMW modelo M6 y 745) y, en fecha 8 de octubre del 2010, dicta otra resolución en idéntico sentido y se retorna a David Donoso dos automóviles que se incautó la Guardia Civil: un Ford Focus y un Mercedes Benz.

Pero no sólo eso, el juez, para perplejidad ya entonces del propio fiscal del caso, Emilio Sánchez Ulled, le devolvió a la familia de Donoso los 310.000 euros que aparecieron en aquella caja de seguridad que manejaba el presunto delincuente con la ayuda de su madre.

Aguirre lo hizo a través de unos mandamientos de pago fechados el día 24 de noviembre del 2010. Ahora, el fiscal Sánchez Ulled pide investigar a la madre del narco y muchas preguntas sin respuesta se amontonan alrededor de la actuación de juez sobre este caso. Por ejemplo: ¿por qué Aguirre actuó así? ¿Qué le preguntó a ambos imputados antes de dejarlos libres? ¿Qué respondieron ellos?

No se sabe, porque la mayoría de las partes no han tenido acceso a esos interrogatorios que se grabaron en vídeo hace ya más de seis años.