Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fira Salut, el hospital de campaña de la Generalitat de Cataluña o 'Ifema catalán' / CG

El 'Ifema catalán' se estrena tarde y mal

La Generalitat abre su hospital de campaña 10 días más tarde de lo anunciado y al rebufo de Díaz Ayuso, que estrenó pabellón médico en Madrid el 26 de marzo, hace 19 días

7 min

¿Para que sirve Fira Salut? Es lo que se preguntan fuentes del sector sanitario en Cataluña tras la presentación ayer martes a bombo y platillo del Ifema catalán, el hospital de campaña de la Generalitat de Cataluña. El sector médico avala la instalación, pero detecta improvisación y motivos políticos. No en vano, el equipamiento ha sido presentado con 10 días de retraso sobre su fecha de estreno, cuando los hospitales convencionales ya están cerrando plantas ante el descenso del número de contagios y, en el plano político, tras las iniciativas de Ada Colau en Barcelona e Isabel Díaz Ayuso en Feria de Madrid. Proyectos que sí vieron la luz en tiempo y forma y que han jugado su papel contra la pandemia.

La Consejería catalana de Salud anunció ayer que el Ifema catalán "ya está disponible para el sistema sanitario", con 300 camas ampliables a 700 habilitadas en el pabellón 4 del recinto Gran Vía de Fira de Barcelona, situado en la vecina Hospitalet de Llobregat. Su gestión la llevará el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) y su población de refencia será el área metropolitana sur y, si es preciso, toda la conurbación de Barcelona.

"¿Y los hoteles medicalizados?"

Tras las palabras del departamento que dirige Alba Vergés (ERC) se aprecian buenas intenciones, pero también existen dudas. "Lo anunciaron el 28 de marzo para que estuviera listo antes del 5 de abril. Lo paran todo --porque estuvo parado durante Semana Santa-- y lo estrenan el 14 de abril. Y lo hacen sin decir qué pasará con los hoteles", se preguntan. Por hoteles se preguntan los sanitarios consultados por el Renaissance, de Catalonia Hotel Group, y el Hotel Porta Fira. Los dos alojamientos, situados junto al Ifema catalán de L'Hospitalet de Llobregat ya hacen de hospital de campaña. El primero acoge a pacientes con una capacidad de hasta 350 personas. Lo hace desde el viernes, 3 de abril. El otro, un rascacielos diseñado por Toyo Ito, es donde pernocta el personal del Hospital de Bellvitge para evitar el contacto con sus familias. Tiene 311 habitaciones.

Fira Salut, el 'Ifema catalán' / CG

Ambos ya están operativos, algo que el hospital de campaña del Govern no puede decir. "Mira, soy sanitario y nos tenían que llamar para trabajar allí. Aún no lo han hecho y no sabemos nada". Estas son palabras textuales de personal que se iba a destinar al flamante pabellón medicalizado que ayer visitó Alba Vergés, consejera de Salud. También hubo un tour para medios de comunicación. "La gente pensaba que se iba a estrenar antes, pero se ha demorado. ¿Las razones? Ellos las sabrán. Pero llegan tarde, a no ser que lo reserven para un hipotético segundo pico de la pandemia a finales de abril o principios de mayo".

¿Ataque de celos del Govern con Ayuso?

La noción de llegar tarde no es una licencia periodística, sino factual. Fira Salut se presentó el 28 de marzo y debía estar listo el 5 de abril, a todo tardar. Asimismo, médicos del hospital que comandará el pabellón de Fira lo confirman. "Bellvitge presenta ahora menos presión asistencial. Ya han cerrado seis unidades --incluida la polémica planta 15, la Unidad de Corta Estancia-- para desinfectarlas. Y el área de consultas externas, que se transformó por si había que albergar pacientes con Covid-19, jamás se utilizó", han explicado las fuentes consultadas. Así, se dará la paradoja de que el centro sanitario público que opera el Ifema catalán tiene plantas y espacios cerrados que no utiliza. Hay camas disponibles, según los sanitarios, a no ser que Cataluña entre en el escenario de segundo pico, que conllevaría un repunte de los contagios de SARS-CoV-2 a finales de abril o principios mayo al relajar el encierro. "Llegados a ese punto sí podría precisarse. Pero ahora lo que se impone es asegurar la calidad asistencial en el hotel medicalizado, que para eso está", han indicado voces de la parte social.

De hecho, al Ifema catalán le ha pasado lo mismo que al hospital-polideportivo de campaña que abrió el Ayuntamiento de Barcelona junto al Hospital Vall d'Hebron: ha jugado un discreto papel. "De 100 camas disponibles, la semana pasada había 13 ocupadas. Y estábamos ya en presión descendiente", se quejaron fuentes del mayor complejo sanitario de la región. 

fira salut hospital campana alba verges
Alba Vergés (c), inaugurando el Fira Salut, el llamado 'Ifema catalán' / GOVERN

Así las cosas, el Ifema catalán operará al 100% solo si hay un segundo pico de contagios de SARS-CoV-2, algo que ha ocurrido parcialmente en China, tal y como avanzó la agencia gubernamental Xinhua, pero no en otras naciones. El Govern lanzó la idea de abrir un hospital de campaña en el recinto de Fira de Barcelona después de que Ada Colau se adelantara a la Generalitat y abriera un pabellón para albergar a 225 personas sin techo en el recinto de Fira de plaza de España. Colau fue hábil y se adelantó al Govern. Pero sobre todo, quien jugó más rápido que Quim Torra y sus consellers fue Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. Habilitó el ya famoso hospital provisional en el pabellón 7 de Ifema, la Feria de Madrid. Aquel equipamiento entró en funcionamiento el 26 de marzo. El verdadero Ifema llegó 19 días antes que su copia catalana y con más capacidad: 1.300 camas. Ha sido útil para bregar contra la pandemia. Queda por ver si su réplica catalana también lo es.

Destacadas en Vida