Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fiesta de fin de año en Badiu, la Cerdanya / CG

[VÍDEO] 'Fiesta Covid' en la Cerdanya: aglomeración sin mascarillas ni distancias en una discoteca

Decenas de personas se apelotonan sin protección en el restaurante musical Badiu para despedir el año y dar la bienvenida al 2022

3 min

Fiesta Covid en la Cerdanya para despedir el 2021. Decenas de personas se juntaron ayer bajo techo sin respetar las distancias sanitarias ni llevar las mascarillas puestas, según las imágenes a las que ha tenido acceso Crónica Global y han explicado algunos testigos a este medio. El local es el restaurante musical Badiu, reincidente en este aspecto durante la pandemia. Y ninguna patrulla policial estaba allí para velar por la seguridad sanitaria.

La fiesta de Badiu tuvo lugar desde las seis de la tarde del 31 de diciembre hasta la una de la madrugada del 1 de enero. El espacio, reformado en los últimos meses para adaptarse a las necesidades de la pandemia, se ubica en Queixans, uno de los núcleos de población de Fontanals de Cerdanya (Girona), un municipio sin afectación por el toque de queda impuesto en Cataluña desde el pasado 24 de diciembre. Sin embargo, el festejo terminó a una hora prudente.

Badiu: reincidente

Aun así, y a pesar de que Badiu se ha abierto más al exterior en los últimos tiempos para aumentar la seguridad de sus clientes, muchos de ellos olvidaron anoche la situación sanitaria global, incluidos los disc jockey que ponían la música; ni siquiera ellos usaban mascarilla. Como se aprecia en las imágenes, decenas de personas se agolparon bajo techo para bailar y hablar sin mantener ninguna distancia entre ellas y sin cubrirse la nariz ni la boca. Tenían espacio para estar más esponjadas, pero se apelotonaron durante casi toda la tarde.

No es la primera vez que Badiu ocupa titulares por la ausencia de medidas sanitarias durante la pandemia. De hecho, los Mossos han abierto actas e, incluso, una investigación, por las reiteradas fiestas sin protección durante, al menos, el 2020, como informó este medio. En su momento, el dueño del espacio argumentó que los trabajadores tenían dificultades para hacer cumplir las medidas, pero afirmó que cada noche expulsaban a clientes que se resistían.