Menú Buscar
El cuadro de Goya 'El dos de mayo de 1808 en Madrid' o 'La carga de los mamelucos', 1814 /Creative Commons

La fiesta del 2 de mayo la propuso el político catalán Antoni de Capmany

El diputado liberal moderado en las Cortes de Cádiz defendió en 1811 este homenaje como una fiesta nacional para conmemorar a los difuntos

3 min

El 2 de mayo se recuerda uno de los hechos más conocidos e importantes de la historia de España: el levantamiento contra la ocupación y represión francesa de las fuerzas de Napoleón en el año 1808 que acabó promoviendo una insurrección armada en todo el país que desembocó en la Guerra de Independencia Española.

Actualmente, esta jornada sólo es festiva en Madrid, pues está considerado como el Día de la Comunidad de Madrid. Cada aniversario de esta fecha se recuerda a las personas que lucharon en la capital de España y que acabaron con la expulsión del ejército napoleónico tras el final del conflicto bélico en el año 1814. Uno de los datos curiosos de esta celebración es que este homenaje a la memoria nacional fue promovido por un catalán. Concretamente por el político Antoni de Capmany (1742 – 1813).

Un retrato del político catalán Antoni de Capmany / CG

Un retrato del político catalán Antoni de Capmany / CG

“El primero de nuestra libertad”

Capmany fue un diputado liberal moderado en las Cortes de Cádiz por el Principado de Cataluña, nombre por el que era conocida la región en aquel entonces. Fue en el año 1811 cuando este político catalán defendió que el día 2 de mayo fuera considerado como fiesta nacional. Según Capmany, en esta fecha se conmemoraría a las personas difuntas durante dicho acontecimiento. También sería un homenaje al “primero de nuestra libertad” en referencia a que este día comenzó España a liberarse de la Francia invasora. Aunque finalmente acabó siendo considerado sólo día de fiesta en Madrid.

Capmany también fue conocido por su iniciativa para que en la plaza principal de de todos los pueblos de España hubiera una lápida que conmemorase la promulgación de la Constitución de Cádiz, así como por ser uno de los once diputados que conformaron la comisión que llevó a cabo la elaboración del proyecto de libertad de imprenta en España.