Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cartel del Festival de Sitges 2020 / SITGESFILMFESTIVAL.COM

El Festival de Sitges reduce aforo al 50% y cancela las sesiones a partir de las 23 horas

La decisión se ha tomado tras las medidas restrictivas aprobadas por la Generalitat debido al empeoramiento de la situación epidemiológica

3 min

El Festival de Sitges reducirá el aforo de las sesiones al 50% --hasta ahora era del 70%-- y cancelará todas las proyecciones programadas más tarde de las 23 horas a partir de esta medianoche para sumarse a las restricciones de la segunda oleada del coronavirus. Además, la organización también suspenderá todas las actividades paralelas. El importe de las entradas compradas que afecten a las sesiones canceladas será devuelto por el festival a sus compradores a la cuenta o tarjeta desde donde se hizo la compra.

La alteración en el desarrollo del evento se ha hecho pública este jueves en un comunicado. Los organizadores del certamen han asegurado que éste mantiene su "firme compromiso" con la protección de la salud y la seguridad tanto de los espectadores como de los trabajadores y que por esto adaptan su programación a la situación actual. 

Restricciones en Cataluña

La decisión se ha tomado con el objetivo de adaptar los protocolos del evento a las medidas restrictivas aprobadas por la Generalitat debido al empeoramiento de la situación epidemiológica como mínimo los próximos 15 días. Afectan tanto a la restauración como al comercio y al ocio, ya que la máxima que impera en estos momentos es limitar el contacto social para evitar la transmisión del coronavirus. 

El anuncio de la Generalitat es que las medidas anunciadas, y que aún no han sido avaladas por el TSJC, se aplicarán en las próximas dos semanas. Con todo, los afectados dan por sentado que se prolongarán más. Da alas a esta percepción las declaraciones recientes de la responsable de Salud en Cataluña, Alba Vergès​. En una entrevista radiofónica esta mañana ha declarado que contamplan "todas las estrategias" para doblar la curva de contagios. Entre ellas, pedir al Gobierno la declaración del estado de alarma para limitar el movimiento fuera de los municipios o seguir los pasos de Francia y solicitar un toque de queda como ocurre en Francia.

Tampoco ha descartado una medida tan extrema como otro cierre de escuelas, aunque considera que la situación debería empeorar aún más antes de aprobar esta medida. Por ahora, bares y restaurantes permanecen cerrados y se replantea permitir la celebración del partido Barça Madrid del próximo 24 de octubre con público.