Menú Buscar
El acelerador Red Force de Ferrari Land, al que la turista denuncia que se la vetó por su velo / EP

"Ferrari Land me vetó por llevar el velo musulmán"

Una turista denuncia que la escudería de F1 en Port Aventura "no la dejó montar en las atracciones por su 'hiyab'"

03.05.2017 00:00 h.
5 min

¿Qué ocurrió en Ferrari Land el pasado 21 de abril? Wasan N., una turista bahreiní de 25 años, ha denunciado a Crónica Global que sufrió "racismo" en el nuevo espacio de PortAventura World en Salou (Tarragona) por llevar el velo musulmán o hiyab. Preguntado sobre su política de empresa al respecto, el parque no ha contestado a la acusación.

"Compramos los billetes y entramos. Cuando estaba en la cola del Red Force --el acelerador vertical--, un trabajador conminó a quitarme el pañuelo por seguridad. Cuando le pregunté el porqué, señaló hacia arriba, a su coordinadora. Yo le recordé que soy musulmana", ha indicado Wasan.

"Había un técnico de Ferrari World de Abu Dabi --ha continuado--. Había venido para solucionar los problemas que tenía el parque. Él estaba tan ojiplático como yo. Dijo que esa medida no tenía sentido alguno, que en su país se proporcionaban cascos. Obviamente, los buscó en Ferrari Land, pero no dio con ninguno".

De mostrador en mostrador

Wasan, que recaló en el parque de atracciones durante un viaje de luna de miel, sostiene que acudió al mostrador de reclamaciones. De allí, de nuevo a la atracción. "Me atendió la manager, quien me indicó el punto 5º de la política comercial: 'ciertas atracciones tienen regulaciones propias'".

"Ella agregó que aquel epígrafe incluía el uso de bufandas y pendientes --ha proseguido--. No obstante, seguían montando chicas con complementos y bufandas delante de nosotros. Cuando le pregunté si estas normas específicas estaban escritas en algún sitio, me dijo que sí. Acudí a la entrada y no las vi".

La visitante rellenó una hoja de reclamaciones, a la que ha tenido acceso este medio. El paso, no obstante, no le ahorró el disgusto. "Nunca pensé que esto me pasaría en un país occidental. Máxime cuando después visitamos Disneyland París y no tuvimos ese problema", lamenta.

PortAventura guarda silencio

Preguntado por si tiene constancia del episodio, PortAventura World no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio. Tampoco ha querido especificar la política de uso del parque en relación al velo islámico.

Por su parte, la patronal AEPA (Asociación Española de Parques de Atracciones), de la que forma parte el resort de ocio, tampoco ha querido expresar su posición. Se ha limitado a comunicar que cada parque miembro tiene su propia política de seguridad.

"Reclamar, pedir explicaciones y, si es preciso, boicotear"

Quien sí ha sido más explícito es SOS Racismo. La oenegé ha señalado que denuncias como la de Wasan "no son muy habituales". En cualquier caso, la entidad social recomienda a los afectados "dejar por escrito su reclamación, por si luego se quieren emprender acciones legales".

"Si el consumidor no está satisfecho, o si se le niega el documento de reclamación, debe llamar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado", ha aseverado un portavoz.

Por su parte, la plataforma Musulmans contra la Islamofòbia ha pedido "prudencia" y ha enumerado un desiderátum a seguir en estos casos de supuesto agravio.

"Primero: pedir al parque cuál es su política. Si no trasciende el límite del vagón, un hiyab ceñido no tiene por qué ser un riesgo en una atracción. Segundo: ser constructivos. Pedir que PortAventura World aclare su normativa interna y si es preciso, que tenga cascos o pañuelos para los visitantes musulmanes. Tercero: denunciar públicamente lo que ya sería una discriminación si continúan negando", ha remachado el portavoz, Miguel Ángel Pérez.