Menú Buscar
Trabajador de Cataluña, comunidad con un alto índice de felicidad laboral / PEXELS

¿Son felices los catalanes en sus trabajos?

Cataluña es una de las comunidades autónomas en las que el índice de felicidad laboral de los empleados ha crecido en el último año

5 min

Se está viviendo una nueva ‘revolución industrial’, sobre todo a raíz de la inclusión de los robots en las empresas. Pero éstas no están perdiendo de vista a sus trabajadores, otorgando valor a las personas y a sus equipos humanos. Esto se traduce en que hoy en día es importante el llamado salario emocional, la felicidad de los empleados, a la hora de que los departamentos de recursos humanos capten y fidelicen el talento.

Adecco ha presentado los resultados de su VIII Encuesta sobre felicidad en el trabajo, de la que se descubre que ha disminuido el porcentaje de empleados que se sienten dichosos. Actualmente dicen ser felices tres de cada cuatro encuestados, 5’5 puntos porcentuales menos que hace tres años y el menor porcentaje desde que se realiza esta encuesta.

Castellano-manchegos, navarros y aragoneses, los más felices de España

El 76,1% de los trabajadores españoles afirma ser feliz en su profesión, pero ¿qué sucede en cada comunidad autónoma? En 2018 los encuestados en Castilla-La Mancha son quienes afirman ser los trabajadores más felices del país (86,2%), por delante de los de Navarra (85,2%) y los de Aragón (83,9%). Además de estas tres regiones, el índice de felicidad laboral también ha crecido en Cataluña, Extremadura, Cantabria, la Comunidad de Madrid y Galicia.

En el extremo opuesto se sitúan Galicia, Castilla y León y La Rioja, las comunidades autónomas que cuentan con los porcentajes más bajos de trabajadores felices, aunque todos ellos se encuentran por encima del aprobado: 71,9%; 67,6% y 58,3%, respectivamente.

¿Cómo ser feliz en el trabajo?

Disfrutar de un buen horario que permita conciliar la vida personal y la profesional (8'22/10) es lo más importante para alcanzar la felicidad laboral, según el informe de Adecco. Un buen ambiente de trabajo (8,21) y tener un buen jefe (7,98) también favorecen la felicidad de los empleados. El salario ha perdido mucha fuerza entre las prioridades de los españoles, aunque sigue estando presente entre las demandas de los encuestados, como también lo están la realización personal (7,87) y la posibilidad de desarrollar las habilidades personales y competencias (7,81).

Trabajadores felices / PEXELS

Trabajadores felices / PEXELS

Los jefes son pieza clave en la felicidad de los trabajadores. Según sus subordinados, los mejores líderes deben saber escuchar a sus equipos y tener en cuenta sus opiniones, así como tener empatía con sus empleados y saber ponerse en su lugar. También es importante el modo en que un jefe organiza su plantilla, además de saber gestionar sus tareas y conflictos, y que les brinde un buen trato y una buena relación personal basada en el respeto mutuo.

¿Qué profesiones tienen mayor índice de felicidad?

No todos los trabajos son igual de satisfactorios. Pero, ¿qué profesiones creen los españoles que tienen un mayor índice de satisfacción laboral? El 20,4% considera que las personas que desempeñan profesiones con las que se sienten realizados son más felices.

A continuación, un 10,7 % cree que aquellos trabajos en los que se ayuda a otras personas (médicos, enfermeros, bomberos, etc.) reportan más felicidad a quienes los ejercen y un 3,9 % piensa que basta con que el empleo sea vocacional para hacerte feliz. Profesiones creativas (2,2%), artísticas (1,8%) y relacionadas con niños (1,5%) son las que también se piensan que hacen más felices a sus profesionales.

Ser feliz para ser más productivo

Moda, tendencia o nueva forma de vida, lo que es cierto es que tener trabajadores felices repercute de manera positiva en la empresa, tanto en el entorno de trabajo como en la cuenta de resultados. Y es que el 98,6% de los españoles piensa que los trabajadores que son más felices son también más productivos.

“Un trabajador feliz desarrolla un mayor compromiso con la compañía, así su motivación es mayor y esto redunda también en más implicación, aceptación de responsabilidades y retos, mayor tolerancia al estrés y una capacidad de adaptación mayor y mejor a los cambios que se viven continuamente en las empresas”, puntualiza Iría Vázquez-Palacios, directora de gestión de talento y empleabilidad del Grupo Adecco.