Menú Buscar
José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea, y una manifestación del día de la mujer en Barcelona / FOTOMONTAJE DE CG

Fedea: los permisos de paternidad obligatorios reducen la discriminación

La organización señala que la brecha laboral que persiste con las mujeres representa una “pérdida de fuerza labora y de talento que no se puede permitir”

3 min

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha presentado este lunes un informe en el que incide en la necesidad de luchar contra la brecha laboral que existe entre hombres y mujeres porqué supone una “pérdida de fuerza laboral y talento que no se puede permitir”. Entre ellas, reitera mejorar las condiciones para compaginar la maternidad con el trabajo con permisos de paternidad obligatorios o incentivados o incidir en la representación de las mujeres en puestos de responsabilidad.

La organización manifiesta que las mujeres están mejor preparadas que los hombres para enfrentarse al mercado laboral. La participación actual se sitúa ya en la media de la Unión Europea, pero las condiciones de trabajo son inferiores. Además, las mujeres están infrarepresentadas en posiciones de poder y asumen el peso de las tareas domésticas y familiares.

Medidas que se deberían abordar

Alerta de los techos de cristal contra los que chocan las mujeres a medida que ascienden en su trabajo y aboga por establecer cuotas de obligatorias de presencia en consejos de administración “para romper el monopolio masculino”.

También recomienda mejorar la cobertura pública educativa en la etapa de 0 a tres años y flexibilizar la jornada laboral, tanto en la jornada como en el lugar de trabajo.

Aborda la implicación obligatoria del padre en la crianza con permisos de paternidad intransferible con uno o dos días de obligado cumplimiento o medidas de incentivo como premiar a la madre con más tiempo o remuneración.

Las cifras de la desigualdad

En cuanto a las cifras, señala que la incorporación de las mujeres al mercado laboral ha pasado del 35% de las que había en edad de trabajar en 1985 al 68% (15,3 millones) actual, por encima de la media de la UE. El 67% de las mujeres de entre 20 y 50 años ha completado la educación secundaria frente al 58% de los hombres; y el 43% cuentan con estudios terciarios ante el 36% de los varones.

La brecha educativa a favor de las mujeres se amplía en las generaciones más jóvenes pero el problema de la maternidad persiste. Supone una desconexión del mercado y que asuma el peso de las consecuencias de la crianza.

Sobrecualificación laboral

El subdirector de Fedea, José Ignacio Conde-Ruiz, alerta también de que existe un “mayor porcentaje de mujeres sobrecualificadas para el puesto que desempeñan”. “Es preocupante el estancamiento de la tasa de féminas que alcanza puestos de responsabilidad", ha sentenciado.