Menú Buscar
Zona del derrumbe de 144 nichos en el cementerio de Montjuïc de Barcelona / CG

Las familias afectadas por el derrumbe de Montjuïc amenazan con demandar a Colau

Solicitan pruebas de ADN desde hace casi cuatro meses y ni el ayuntamiento ni Cementiris responden a sus peticiones

3 min

Hace más de tres meses de aquel 15 de septiembre en el que un bloque de 144 nichos se derrumbó en el cementerio de Montjuïc, el más grande de la ciudad de Barcelona. Afectó a unos 350 cadáveres, ya que en varias tumbas había más de un cuerpo, y las familias afectadas solicitaron una prueba de ADN para comprobar que los huesos enterrados de nuevo coincidían con los de sus seres queridos.

Todavía no tienen respuesta del Ayuntamiento de Barcelona. Por eso han decidido presentar un aviso de demanda por responsabilidad patrimonial contra el equipo de gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con la esperanza de que alguien reaccione y les dé una respuesta.

Sin respuestas

“Ni el ayuntamiento ni Cementiris nos ha contestado las cartas certificadas que les enviamos”, explica a Crónica Global Eva, una de las afectadas que tiene en ese camposanto a nueve familiares enterrados. “Había un plazo para responder pero no lo han hecho”, añade.

La única respuesta que han tenido durante todo este tiempo por parte del equipo de gobierno de Ada Colau es acerca del requerimiento que hicieron para acceder con su propio arquitecto: “Dijeron que lo estaban preparando”. Poco más. De momento, han tapado la grieta que se produjo en el hundimiento.

Difícil reconstrucción

Recuerda que, en la última reunión con el consistorio --que llegó con una semana de retraso--, las antropólogas desplazadas hasta el punto para realizar la identificación de cadáveres asumieron que la reconstrucción de los mismos sería tarea casi imposible. Su trabajo tendría que finalizar estas navidades, si el ayuntamiento no decide alargarlo.

Los familiares esperaban la posibilidad de realizar pruebas de ADN con los cuerpos que sí se han podido identificar, pero tampoco les ha sido posible hacerlo porque nadie se lo ha permitido.

Los dos principales responsables de la mala gestión del derrumbe son Eloi Badia, concejal de Presidencia y presidente de Cementiris de Barcelona, y Jordi Valmaña, director de la entidad municipal. Ambos tardaron una semana en dar las explicaciones pertinentes tras el suceso y se limitaron a decir que ya habían detectado una grieta en el bloque tres días antes de que ocurriera. Eso, y que no hubieran llegado a tiempo para evitarlo.