Menú Buscar
Pasajeros rellenando sus formularios de Sanidad Exterior a mano tras un fallo informático / CG

Fallos y atascos en los controles de virus en los aeropuertos

El sistema de códigos QR para entrar en España sufre caídas informáticas: Interserve, la adjudicataria, se lava las manos

5 min

Fallos y atascos en los controles de Sanidad Exterior para entrar en España. Los filtros contra el coronavirus funcionan, pero sufren caídas informáticas que provocan apiñamiento de pasajeros y cambios de manos de formularios y bolígrafos, todo ello sin la distancia de seguridad que prescriben las autoridades sanitarias. Y en plena alerta por rebrotes en las grandes ciudades.

Ha ocurrido en algunos aeropuertos españoles, tal y como ha podido comprobar este medio. Fuentes del Ministerio de Sanidad han señalado que "los sistemas de información implantados para facilitar los controles sanitarios en los aeropuertos están supervisados constantemente para que cualquier incidencia sea resulta en el mínimo espacio de tiempo posible". ¿Cómo se controlan? "En base a su utilización y a la información facilitada por los usuarios se revisan todos los aspectos que puedan suponer una mejora al sistema", ha agregado la misma fuente oficial. Por su parte, Aena han recordado que los controles los opera Sanidad Exterior, actuando el gestor aeroportuario de plataforma de apoyo, como en otros servicios con los que cuenta el aeropuerto, como los filtros convencionales de seguridad. La empresa semipública, no obstante, ha tildado de muy puntuales los fallos.

Un QR para entrar en España

De hecho, Aena cumple su parte al dedillo: ha restringido la entrada a las terminales para personas que no tengan tarjeta de embarque, ha reforzado la limpieza en las mismas, colocado dispensadores de gel hidroalcohólico, dibujado itinerarios para que los viajeros mantengan la distancia de seguridad, clausurado espacios comunes y limitado el aforo de las butacas. También recuerda por megafonía la importancia de guardar el metro y medio o dos metros de distancia que ayudan a proteger contra el virus SARS-CoV-2.

El problema al que se enfrenta la compañía --y algunos pasajeros con poca fortuna-- son las llegadas. Sanidad Exterior exige rellenar un formulario de salud pública para entrar en España desde el pasado 9 de julio. Cuando se rellena telemáticamente, se recibe un código QR que autoriza la entrada en el país.  Se encarga de cerciorarse de que cada pasajero ha rellenado el documento personal de Interserve, un grupo multiservicios. Y aquí es cuando hay problemas. "Hay fallos informáticos y hay que rellenar el formulario en el acto, de pie con papel y bolígrafo compartido, o pasajeros que viajan de países lejanos y no tienen la documentación. Si llega un vuelo un poco lleno, hay atascos", explican fuentes aeroportuarias.

Interserve: "No es culpa nuestra"

A preguntas de este medio, un responsable de Interserve ha explicado que los fallos y atascos puntuales en los aeropuertos españoles "no son su responsabilidad". Según esta fuente corporativa, la adjudicataria se encarga de proveer el personal necesario para llevar a cabo el cribado de pasajeros. "Todo lo demás, incluyendo el sistema informático de entrada de datos y las cámaras térmicas que miden la temperatura de los viajeros, es responsabilidad del Ministerio de Sanidad", justifica el grupo, que tiene su sede en Reino Unido.

No obstante, la plantilla de Interserve sí es la encargada de dirigir los flujos de pasajeros con el apoyo en seguridad de la Guardia Civil. Puede, por ejemplo, evitar aglomeraciones de pasajeros en los pupitres para rellenar el formulario que exige Sanidad. La empresa --que ha cobrado cerca de 20 millones por este contratio, tal y como avanzó El Confidencial-- no lo hace y se produce la paradoja de que mientras Aena recuerda por megafonía que hay que dejar dos metros entre pasajeros, algunos de estos están pegados a los otros, compartiendo bolígrafo y papeles sin guantes porque el sistema informático ha fallado o no hay más espacio.