Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un asistente del expresidente de Angola, José Luis Eduardo dos Santos, en la Clínica Teknon / Cedida

El expresidente de Angola, ingresado grave en la Teknon de Barcelona

El magnate, que negó sufrir cáncer, lideró el país africano durante cuatro décadas y cedió el control de las principales empresas a su hija, que llegó a ser la más rica del continente

Ignasi Jorro / Víctor Recacha
6 min

El expresidente angoleño José Eduardo dos Santos ha sido hospitalizado en estado grave en la Clínica Teknon de Barcelona. El magnate africano se encuentra en el prestigioso hospital catalán, donde el equipo médico lo está atendiendo en la unidad de cuidados intensivos (UCI). 

El exmandatario, de 79 años, está acompañado por un equipo de seguridad y protocolo que le asiste las 24 horas, sábados y domingos incluidos, desde la sala de espera de la UCI durante su estancia en Barcelona, según ha podido saber Crónica Global.

En Barcelona desde 2019

El expresidente angoleño, que lideró el país de forma autoritaria durante casi cuatro décadas, recibe tratamiento en la UCI de la clínica barcelonesa desde hace unos días debido al deterioro de su salud, según informa la prensa portuguesa. Este medio se ha puesto en contacto con Quirónsalud, operador de la Teknon, pero no han trascendido más detalles sobre el estado médico del paciente o desde cuándo lleva ingresado.

presidente angola barcelona teknon
Un asistente del presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, en Barcelona / Cedida

En 2019, dos años después de perder el poder, Do Santos ya pasó dos años y medio en la Ciudad Condal y regresó a Angola en 2021, aunque nunca se aclaró el motivo de su visita. Inicialmente fue atribuida a un exilio ante el cerco por su presunta corrupción, aunque ya levantó sospechas sobre su salud.

"Es su clínica habitual"

El entorno del presidente angoleño ha recordado que el mandatario "ya está mayor", por lo que es "relativamente normal que se trate de problemas de salud" en un centro asistencial. 

¿Por qué la Teknon? "Porque es su clínica habitual y tiene confianza en el equipo médico de allí", expresan las mismas voces. 

Visitante habitual

De hecho, dos Santos es un habitual de la sanidad privada catalana, como explicó Crónica Global en 2016, cuando este medio detalló que el dirigente había alquilado un lujoso chalé en la zona de Pedralbes tras llegar a la Ciudad Condal en un jet privado que aterrizó en la terminal corporativa del Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. 

En aquella ocasión, la visita estuvo marcada por las negociaciones de la venta de parte del capital del Banco Privado de Inversiones (BPI) portugués a La Caixa. Y por la seguridad, pues dos Santos viajó con un séquito de 50 personas y una patrulla de paisano de la Policía Nacional, a diferencia de ahora, cuando solo un estrecho equipo de colaboradores le arropa en la zona alta de Barcelona. 

Posible cáncer

En puridad, el exdirigente ya pasó por España en el año 2013. La televisión portuguesa aseguró entonces que dos Santos sufría cáncer --una de las especializaciones de Teknon--, pero su Gobierno lo desmintió, detallando que se encontraba bien de salud y que estaba en territorio español por otros motivos.

Dos Santos no es el único político africano que ha recibido tratamiento médico en Barcelona: el expresidente gabonés Omar Bongo falleció de cáncer en un hospital de la ciudad en 2009.

Polémica gestión

El exlíder angoleño dos Santos dimitió en 2017 tras un mandato de 38 años, uno de los más largos de África. Su etapa en el poder estuvo marcada por una guerra civil que se alargó durante casi tres décadas; finalmente, su régimen derrotó a los rebeldes respaldados por Estados Unidos en 2002.

jose eduardo santos teknon barcelona
José Eduardo dos Santos, durante su presidencia / CG

Posteriormente, y gracias a ser el segundo exportador africano de petróleo, el país vivió un gran desarrollo económico que enriqueció a las élites pero dejó a la gran mayoría de la población bajo el umbral de la pobreza.

Cercado

Dos Santos colocó a su hija Isabel al frente de las principales compañías angoleñas y la convirtió en la mujer más rica del continente, con una fortuna de unos 1.400 millones de dólares (1.326 millones de euros).

Sin embargo, cayó de la lista de Forbes cuando el sucesor de la autoridad, João Lourenço, en principio uno de sus hombres de confianza, se volvió contra su familia. Las investigaciones de corrupción por parte de las autoridades angoleñas y los Papeles de Pandora estrecharon el cerco sobre la fortuna de los Do Santos, que fue congelada o restringida no solo en su país, sino en Portugal y Estados Unidos.