Menú Buscar
Imagen que representa la sobreexposición a pantallas de los niños / PIXABAY

Una exposición excesiva a las pantallas afecta al cerebro de los niños

Los niños que utilizan demasiado estos dispositivos tienen peor memoria y son menos inteligentes

15.12.2018 18:04 h.
3 min

Un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos ha determinado que la sobreexposición a pantallas puede afectar gravemente en el desarrollo de los más pequeños. Los investigadores, que han estudiado estos efectos a lo largo de una década, realizaron pruebas a más de 11.000 niños de todo el país. Un trabajo que ha tenido un coste total de 300 millones de dólares.

Aunque los efectos que tiene la tecnología sobre las personas sigue objeto de estudio, ya se conocen los primeros resultados. Una de las revelaciones más sorprendentes es la comprobación de que el córtex cerebral de los niños puede sufrir una pequeña reducción si la exposición a dispositivos electrónicos se convierte en un hábito durante más de siete horas diarias. Otro dato relevante que ha podido ser demostrado es que el uso de tablets o smartphones durante más de dos horas al día hace que disminuyan los resultados niños en los test de razonamiento y lenguaje. También que su capacidad de retención se vea reducida.

Jugar con el móvil

En la actualidad, un 43 % de los niños menores de dos años ve la televisión a diario y casi un 18 % ve vídeos todos los días, según los datos un estudio elaborado por la Kaiser Family Fundation. La sobreexposición a pantallas durante la infancia es un riesgo para niños de todas las edades, aunque los datos apuntan que este hábito se inicia cada vez a una edad más temprana. En países como Estados Unidos, los niños de entre ocho y dieciocho años pasan una media de nueve horas al día delante de una pantalla. En la mayoría de los casos, más de lo que pasan jugando al aire libre.

A raíz de este estudio, la investigadora Gaya Dowling ha explicado a la cadena CBS News que es necesario seguir indigando sobre los efectos que producen las pantallas en los menores, ya que uno de los datos más alarmantes a los que va ligado es que el adelgazamiento de la corteza cerebral puede ser la causa del envejecimiento prematuro.