Menú Buscar
Dos prostitutas en la calle explotar

Se enfrentan a seis años de cárcel por explotar sexualmente a una joven amenazada con vudú

Las dos acusadas habrían obligado a ejercer la prostitución a una mujer nigeriana en Roquetas de Mar para saldar una supuesta deuda de 25.000 euros

5 min

La Fiscalía Provincial de Almería va a solicitar penas de seis años y seis meses de prisión para dos mujeres acusadas de haber explotado sexualmente a un joven nigeriana a la que habrían obligado a ejercer la prostitución en Roquetas de Mar (Almería) para saldar una supuesta deuda de 25.000 euros. Además, amenazaban a la víctima a través de rituales de vudú.

El Ministerio Fiscal solicita para una de las acusadas nueve meses más de prisión por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, tras supuestamente haber promovido su viaje desde Nigeria hasta España bajo la promesa de que podría tener una vida mejor.

Falsas promesas

En concreto, fue a principios de 2014 cuando la acusada contactó con la víctima a través de terceros no identificados y le ofreció la posibilidad de viajar a España, donde "la vida era más fácil" y podría encontrar trabajo, con lo que se ofreció a pagarle los gastos del viaje.

Debido a la situación de pobreza en la que se encontraba la joven y ante la expectativa de mejorar sus condiciones, accedió a realizar dicho viaje, con lo que la acusada le habría costeado su viaje desde Nigeria hasta Marruecos entre febrero y marzo de ese mismo año.

Ruta hasta España

A partir de ahí, la mujer residió más de un año en Marruecos donde, según la investigación policial, "sobrevivió casi un año y medio ejerciendo la mendicidad" hasta que en agosto de 2015 pudo viajar hasta Libia y, de allí, hasta Italia, donde acabó en un campo de refugiados en Sicilia.

La acusada fue contactada nuevamente por la víctima, a la que indicó que tenía que ir hasta Roquetas de Mar para poder trabajar, con lo que completó su viaje en noviembre de 2015, esto es, unos 20 meses después de abandonar su país.

Prostituída por diez euros

De acuerdo con el escrito del fiscal, fue tras su llegada a la localidad almeriense cuando la acusada le dijo que había contraído una deuda de 25.000 euros y que tenía que ejercer la prostitución para abonarle los gastos del viaje, con lo que la víctima, ante la ausencia de documentación y su desconocimiento del idioma, "se vio constreñida a ejercer la prostitución" para pagar su deuda.

La acusada envió a la víctima al local regentado por S.A.B., quien "sabedora de la situación" en la que estaba la víctima, la habría tenido trabajando "a disposición de los clientes todo el día" para realizar "servicios sexuales en condiciones insalubres y cobrando en torno a diez euros por servicio", que además estaba obligada a dar a las acusadas para pagar la deuda.

Explotación sexual

La víctima, que era además atemorizada con rituales vudú, residía en el propio bar donde era obligada a ejercer, por lo que también se le cobraba un alquiler, lo que hacía "interminable" su deuda, según observa el fiscal.

La mujer fue liberada gracias a una operación policial encaminada a desarticular una organización, asentada en Nigeria, Marruecos, España y otros países que captaba a mujeres jóvenes entre los estratos más desfavorecidos de las principales ciudades nigerianas ofreciéndoles un trabajo digno y bien remunerado.

Protección de la víctima

En la operación se intervino el dinero poco menos de 500 euros de la deuda abonada por la víctima, así como vestigios y bolsitas relacionadas con ritos vudú, con restos biológicos de personas y escritos de rezos, entre otros enseres.

Además de las penas de prisión, la Fiscalía de Almería interesa además que las acusadas permanezcan alejadas a 300 metros de la víctima durante 12 años, tiempo en el que tampoco podrán comunicarse de ningún modo con ella, así como el pago de una indemnización de 20.000 euros.