Menú Buscar
Izaskun Bilbao, eurodiputada del PNV, es una de las impulsoras de la plataforma / CG

Europa busca a 10.000 desaparecidos sin causa aparente

Un grupo de eurodiputados españoles impulsa una plataforma en la Unión Europea para localizar a todas las personas desaparecidas en su seno

Jorge de Lorenzo
5 min

Un grupo de eurodiputados españoles está impulsando una plataforma europea para localizar a personas desaparecidas. "Es una propuesta de algunas asociaciones para la que aún no hay fecha. Nosotros mismos estamos ayudando a poner en contacto a organizaciones de distintos países", reconoce a Crónica Global desde su despacho en Estrasburgo Izaskun Bilbao, eurodiputada del PNV y vicepresidenta de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE).

Los familiares de víctimas mortales de desapariciones o de sucesos de este tipo que den origen a una causa penal tienen derecho a ser amparados por la Directiva Europea que asegura su representación, asistencia y presencia ante los tribunales. También están incluidas las ayudas económicas para poder asistir a las diligencias en que se requiera su presencia, explica Bilbao en su blog.

Europa estudia financiar a la plataforma

La Comisión Europea abre la puerta a financiar a través de sus programas DAFNE o Justicia una plataforma que agrupe a estas asociaciones. “Casi todas ellas cuentan ya con fuentes financieras procedentes de donaciones privadas o subvenciones públicas. Ahora estamos explorando si una iniciativa como esta tendría cabida en DAFNE o Justicia. La Comisión Europea cree que es posible”, subraya el portavoz de la eurodiputada vasca.

Este grupo de eurodiputados trabajan desde octubre de 2015 para mejorar el marco europeo de asistencia a las víctimas de desapariciones sin causa aparente. Estos han recordado a la Comisión Europea el papel que juegan estas entidades tanto en la asistencia como en la resolución de los delitos que, en ocasiones, originan estos sucesos.

La Comisaria Vera Jourova les ha respondido que, en la actualidad, la directiva europea apoya “tanto a las víctimas directas como a los familiares de víctimas mortales", que disfrutan de los mismos derechos que las primeras. Desde la perspectiva judicial, estos problemas suelen incluirse en la estrategia europea sobre tráfico de personas.

Testimonios de familiares

Durante unas jornadas celebradas en el Parlamento Europeo se escucharon los testimonios del periodista Melchor Miralles, cuyo sobrino desapareció en Ámsterdam; de Pablo Eguiluz, padre de Hodei Eguiluz, desaparecido en Amberes; de Ana María Herrero, madre del periodista vitoriano Borja Lázaro, desaparecido en Colombia, y Blanca Martínez, cuyo hermano estuvo desaparecido en Suecia y fue hallado en la capital del país nórdico sin corazón ni riñones.

Para Izaskun Bilbao, la existencia en las morgues españolas de más de 4.000 cadáveres sin identificar apunta a que no se ha cotejado su ADN con el de personas desaparecidas.

La fundación de Paco Lobatón

Casos como el del niño canario Yeremi José Vargas motivaron el nacimiento de la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas, que fue presentada en el Senado por su presidente, Paco Lobatón, periodista ligado al popular Quién sabe dónde. Su fundación abre las puertas a lo que califica como un proyecto social innovador para la búsqueda permanente de personas desaparecidas, "con la tecnología de última generación y la más amplia red de colaboración de entidades, instituciones y familiares", según recoge en su web. Otras iniciativas como sosdesaparecidos movilizan a los ciudadanos en labores de ayuda y difusión de los casos.

Pese a la dificultad de contar con datos fiables, 250.000 niños desaparecen en Europa cada año (un niño cada dos minutos), según Missing Children Europe. Esta organización, que trabaja con varias ONG en Europa, deja bien claro que "los niños desaparecidos abarcan varias categorías de desapariciones, incluidos los secuestros parentales, las fugas, la ausencia de menores migrantes no acompañados, los secuestros criminales y los niños perdidos, heridos o desaparecidos".

Desde 2010, funciona en España el Teléfono ANAR para casos de niños desaparecidos, número único armonizado de la Unión Europea: 116000. Este número ofrece apoyo emocional a las familias las 24 horas, asesoramiento jurídico y social, conexión inmediata con Policía y Guardia Civil, conexión en red con todos los 116000 de Europa, y pistas a la investigación de casos criminales.