Menú Buscar
Un estudio descarta que en el Metro de Barcelona haya amianto en el aire

Un estudio descarta que haya amianto en el aire del Metro de Barcelona

Los análisis se han hecho con muestras recogidas en estaciones, túneles y trenes, dentro de una campaña consensuada entre TMB y el grupo de expertos creado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona

24.07.2019 13:57 h.
3 min

Los análisis realizados en la red del Metro de Barcelona para asegurar la calidad del aire han confirmado la ausencia de fibras de amianto en el ambiente de la red, ha anunciado Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) este miércoles en un comunicado.

Los análisis se han hecho con muestras recogidas en estaciones, túneles y trenes, dentro de una campaña consensuada entre TMB y el grupo de expertos creado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), y han sido realizados por la consultoría especializada ACM 2020, cuyos resultados se trasladarán próximamente al grupo de expertos.

Condiciones ambientales seguras

TMB ha defendido que, a la espera de la valoración definitiva por parte del grupo de expertos, prevista para septiembre, los resultados "apuntan a que las condiciones ambientales de la red de Metro de Barcelona, que se han analizado, son seguras" para los usuarios y el personal de la empresa.

Las muestras se han tomado en cinco puntos diferentes de las estaciones de Catalunya y Torrassa de la L1 y Passeig de Gràcia y Liceu de la L3 --seleccionadas por su uso y por tener condiciones ambientales más desfavorables-- y se han analizado con microscopio electrónico de transmisión, con el que no se ha hallado ninguna fibra de amianto. Sin embargo, dada la acumulación de polvo en dos de los cinco muestreos realizados en la estación de Catalunya de la L1, la consultoría que ha realizado los análisis recomienda repetirlos en los cinco puntos de esta parada.

Muestras sólidas

Además de muestras de aire, también se han tomado de materiales sólidos, que se han recogido en filtros de aire del sistema de ventilación de trenes, el polvo de los túneles y la grava de las vías --llamada balasto--, sumando 69 muestras, que también han confirmado la ausencia de fibras de amianto.

El objetivo de esta campaña era complementar y ratificar los resultados obtenidos por análisis de TMB con microsopía óptica --la que marca la normativa pero menos potente que la electrónica utilizada ahora--, que anteriormente ya había evaluado 485 muestras, siempre "por debajo de los valores de detección referente a la contaminación por amianto".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información