Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de estudiantes, esperan antes de realizar un examen de selectividad en el Campus Montilivi de la Universidad de Girona / EUROPA PRESS

Los estudiantes podrán presentarse a la selectividad con una asignatura suspendida

Los alumnos que lo requieran por circunstancias personales o temporales podrán cursar el bachillerato en tres años

3 min

Los estudiantes podrán presentarse a las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) con una asignatura suspendida. Así lo recoge el borrador del Proyecto de real decreto que establece la ordenación y las enseñanzas mínimas del bachillerato de la nueva ley de educación, la LOMLOE.

Por otro lado, podrán cursar el bachillerato en tres años -en lugar de dos, como hasta ahora- aquellos alumnos que lo requieran por “circunstancias personales, temporales o permanentes”. 

Bachillerato en tres años

Aunque estos alumnos deberán cumplir unos requisitos: estar cursando simultáneamente enseñanzas profesionales de música; acreditar la consideración de deportista de alto nivel o de alto rendimiento; requerir una atención educativa diferente a la ordinaria por presentar alguna necesidad específica de apoyo educativo; o alegar otras circunstancias que justifiquen la aplicación de la medida a juicio de la Administración.

El proyecto también fija la promoción, la evaluación y la titulación de los estudiantes de bachillerato.

De primero a segundo

Sobre la promoción, los estudiantes podrán pasar del primer curso al segundo cuando hayan superado las materias cursadas o tengan evaluación negativa en dos materias como máximo. En secundaria, sin embargo, no se tendrán en cuenta las materias sin aprobar.

Como novedad, los alumnos que deban pasar a segundo curso no necesariamente deberán haber superado las correspondientes materias del primero, siempre y cuando “el profesorado que la imparta considere que el alumno reúne las condiciones necesarias”. Si no es así, deberá cursar la asignatura de primero.

A la selectividad con una asignatura suspendida

Respecto a la evaluación, será "contínua y diferenciada según las distintas materias" y será el profesor quien determinará si el alumno ha logrado adquirir las competencias. Además, los estudiantes podrán someterse a exámenes de recuperación de aquellas materias que no hayan aprobado, otra diferencia con respecto a la ESO, donde sí se prevén eliminar este tipo de pruebas.

Por otro lado, los alumnos podrán obtener el título de bachillerato cuando aprueben las asignaturas de los dos cursos, pero excepcionalmente, si el equipo docente lo considera, podrán obtenerlo si aprueban todas menos una. Lo cual significa que, un alumno con un suspenso, podría presentarse a las PAU.