Menú Buscar
Facebook asegura que todos sus usuarios tienen una media de 3,57 grados de separación entre sí

¿Estás a seis grados de cualquier persona? En Facebook, solo a 3,57

Un usuario de Facebook puede llegar a cualquier otro pasando por menos de cuatro personas conocidas. Los más conectados, como Zuckerberg, llegan con tres. ¿Y tú?

Ana Portolés
3 min

La teoría de los seis grados de separación dice que cualquier persona de la Tierra está conectada a cualquier otra por una cadena de conocidos de no más de cinco intermediarios. Y Facebook ha publicado un estudio basado en técnicas estadísticas que demuestra que sus más de 1.500 millones de usuarios tienen una media de grados de separación muy inferior: 3,57.

La mayoría de personas muestran medias entre 2,9 y 4,2 grados. Y en Estados unidos la distancia entre usuarios de la red es todavía menor: 3,46.

Cada año, más conectados

La cifra media de 3,57 grados de distancia entre dos usuarios de Facebook no es solo más baja que la de la famosa teoría, que apunta a los seis saltos necesarios para llegar a otra persona cualquiera, sino que bate la de un estudio de 2011 llevado a cabo por la Università degli Studi di Milano, que concluía que el grado de separación medio entre usuarios era de 4,5 "eslabones".

Está claro que las redes sociales acortan el camino, pero también ayuda que desde 2011 Facebook haya duplicado su número de usuarios, como reconocen sus responsables.

Un cálculo personalizado

Facebook no solo ha calculado los grados que separan a sus usuarios en promedio, sino que ofrece la cifra concreta de cada uno. Para conocerla, solo hay que entrar en esta página que da todos los detalles sobre el estudio, con la sesión de Facebook abierta.

Hacia la mitad del artículo, encontraremos nuestra imagen de perfil con nuestros grados de separación, justo encima de la foto de Mark Zuckerberg, quien cuenta con 3,17, y Sheryl Sandberg, la directora operativa de Facebook, quien solo tiene 2,92 grados de separación con el resto de usuarios.

Cuatro 'saltos' para encontrar trabajo en Barcelona

Estas teorías de los grados de separación inspiraron al belga Michiel Das a realizar, en 2013, un experimento para encontrar trabajo en Barcelona. Das, que vivía en la ciudad, creó tres tarjetas de visita y se las dio a tres personas diferentes, que a su vez las fueron pasando a otras personas con el objetivo de llegar a las manos de alguien que le quisiera contratar.

Tras una cadena de cuatro contactos, la primera de las tarjetas llegó a un responsable de Seat y Das consiguió el puesto. Así, si Facebook ha conseguido bajar los pasos necesarios para llegar a nuestro objetivo, cabe preguntarse: ¿El belga lo habría conseguido incluso antes usando una red social?