Menú Buscar
El director del RACC, Lluis Puerta; su presidente, Josep Mateu y Jordi Fábregas de la Diputación de Barcelona en la rueda de prensa en RACC / CG

Nadie sabe por qué se ha estancado la cifra de accidentes de tráfico en Cataluña

La cita anual sobre seguridad vial de RACC desvela que en los últimos dos años el número de siniestros se mantiene estático, aunque las causas no están nada claras

3 min

El número de accidentes no baja desde 2014 y nadie sabe muy bien el porqué. El estudio de carreteras de EuroRap presentado por el RACC revela que durante la década 2000-2010 las víctimas mortales en carreteras catalanas se han reducido un 61%. Entre 2010 y 2016 ha disminuido el número de víctimas un 32%, aunque “en los últimos dos años se observa un claro estancamiento de esta tendencia”, según desvela el informe.

Esto se debe a “diversas causas", asegura el director de la Fundación RACC, Lluís Puerto. Entre ellas menciona el envejecimiento del parque automotor como consecuencia de la crisis, la disminución de la inversión en carreteras, el incremento de la movilidad y la caducidad de las políticas (como los puntos del carné) que “han sido exitosas en su momento pero al parecer ya no surten el mismo efecto”.

El factor humano: posible causa

Por su parte, Jordi Fábregas de la Diputación de Barcelona asegura que “el 92% de los accidentes tiene que ver con imprudencias del conductor”, y que por mucho que se haga desde las administraciones, “siempre habrá un factor humano”.

En esta línea se encuentra la campaña que lleva adelante a nivel nacional la Dirección General de Tráfico (DGT), “Al volante, pasa del móvil”, con la cual se intenta concienciar acerca de la importancia de no prestar atención a los teléfonos mientras se conduce. Aunque el informe del EuroRap no desglosa cifras relacionadas con este asunto.

Concentración de accidentes

La cita sobre seguridad vial ha dejado otros puntos a destacar. El 50% de los accidentes graves con camiones se concentra en un tercio de las carreteras catalanas, en particular en la N-340 y en la A-2. Y en cuanto a las motos, ha habido un aumento del 36% de accidentes en el Área Metropolitana de Barcelona desde 2013.

Mapa en el que se muestra el tipo de riesgo en las carreteras de Cataluña / RACC

Mapa en el que se muestra el tipo de riesgo en las carreteras de Cataluña / RACC

El 33% de la red de carreteras catalanas concentran el riesgo de sufrir accidentes muy graves o mortales, lo que representa un 2% más que en la edición anterior del informe. El tramo Barcelona-Sant Cugat continúa siendo el de mayor riesgo, concretamente el de la carretera de la Arrabassada, la BP-1417.

El 42% de los accidentes con muertes o heridos graves en las vías catalanas tiene a las motos o ciclomotores como protagonistas. Desde el RACC aseguran que este tipo de vehículo representa menos del 5% de la movilidad global por carreteras, lo que pone de manifiesto la alta y grave siniestralidad de este colectivo.