Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer compra un vehículo de segunda mano / EP

Las estafas más comunes en la compra de vehículos de segunda mano a particulares

La falsificación del libro de revisiones o utilizar una identidad falsa para vender el automóvil son algunas de las acciones más utilizadas

Esther Figueroa
4 min

El mercado de ocasión o de segunda mano genera alrededor de dos millones de transferencias anuales en España y parece que la cifra se ha incrementado en los últimos años. Con la subida de estas compras, también ha aumentado el número de casos de estafas en la transacción de vehículos entre particulares. Por ello, la compañía de compraventa de vehículo Ocasiónplus ha emitido una serie de consejos para evitar las estafas comunes en la compra de coches. “Las recomendaciones claves son el desconfiar siempre de coches con precios demasiado bajos, no adelantar el dinero y verificar la identidad del vendedor”, aconseja Javier Arribas, director de comunicación de Ocasiónplus.

Los españoles compran más coches de segunda mano que nuevos. Datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) exponen que en 2019 se comercializaron más de 2 millones de vehículos de ocasión. De estos, un 31,5% tenían más de 15 años con casi 700 mil operaciones de compra. Las cifras manifiestan que por cada ejemplar matriculado se vendieron 1,7 de segunda mano durante el año 2019. Por lo tanto, es interesante recordar que con un poco de sentido común se pueden evitar algunos inconvenientes que podrían arruinar la compra de un vehículo.

Cuidado con las falsificaciones

El cuentakilómetros afeitado y el libro de revisiones falso es una de las estafas a compradores que proliferan actualmente. El afeitado de kilómetros consiste en rebajar el número real de kilómetros para aumentar el valor del coche. Obviamente, las autoridades recuerdan que es un delito de estafa que puede ser castigado con penas de hasta seis años de prisión, si el valor de lo estafado supera los 50.000 euros, y con hasta tres años si no alcanza dicha cuantía.

A este delito del cuentakilómetros afeitado se le suma, en muchos casos, la falsificación del libro de revisiones para simular que el vehículo ha llevado a cabo un mantenimiento correcto y que el número del cuentakilómetros es el real. Esta falsificación supone un agravamiento del delito de estafa, por lo que la pena antes mencionada aumenta. En el caso del comprador, no podrá recuperar el dinero si no se localiza ningún bien a nombre del vendedor.

Comprobar la identidad del vendedor

Otra de las recomendaciones es la de ser cauteloso para reconocer cuándo el vendedor está utilizando una identidad falsa del vehículo que, en muchas ocasiones, es robado. Esta estafa es propia de bandas organizadas que venden vehículos, que han robado previamente en otros países, con una identidad ficticia. Para evitar ser víctimas de este tipo de estafa, las autoridades destacan que nunca se debe comprar un vehículo sin comprobar previamente los antecedentes del vendedor en la Dirección General de Tráfico.

Los compradores también pueden caer en otra estafa relacionada con la identidad del vendedor. En este caso, es la compra de un automóvil a un vendedor que no es el titular del mismo. Esta práctica es común en aquellas empresas que pretenden cesar su actividad de manera fraudulenta. De esta manera, el comprador puede acabar adquiriendo un coche con cargas y hasta embargos que, en algunos casos, pueden ser superiores al importe que se ha pagado por el coche.