Menú Buscar

Esta mujer de 82 años pilota la innovación en la lucha contra el cáncer

Dolores de Oya, presidenta de la Fundación Oncológica de Cataluña, ha impulsado la quimioterapia automática y la creación de un Observatorio sobre nuevas técnicas para mejorar el tratamiento de esta enfermedad

Dolores de Oya, presidenta de la Fundación Oncológica de Cataluña.
María Jesús Cañizares
08.07.2016 23:15 h.
3 min

La vida de esta madrileña afincada en Cataluña impacta por diversos motivos. Enfermera y madre de ocho hijos, participa desde hace 50 años en actividades relacionadas con la lucha contra el cáncer, bien en forma de voluntariado o como presidenta de la Fundación Oncológica de Cataluña (FOC), cargo que ostenta actualmente. A la venerable edad de 82 años, Dolores de Oya tiene una agenda tan intensa como sus ganas de trabajar “si mi cuerpo me lo permite”.

Recibe a Crónica Global en las instalaciones que la FOC tiene en el Hospital Duran i Reynals de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), uno de los centros referentes en el tratamiento de una enfermedad “en la que se ha avanzado mucho, todavía hay muchos casos, pero cada vez hay más curaciones”. La FOC, entidad sin ánimo de lucro centrada en la modernización de las técnicas para vencer la enfermedad, fomentó hace 30 años la construcción de este centro oncológico. En aquellas fechas, De Oya ya estaba inmersa en la ayuda, siempre desinteresada, a quienes padecen cáncer.

Voluntariado

¿De dónde saca tiempo? Dolores de Oya se muestra comprensiva y asegura que “ahora la vida es más complicada y es más difícil dedicarse al voluntariado”. Ella lo hacía recorriendo pueblos acompañada de algunos de sus hijos –fue una de las primeras mujeres en obtener el permiso de conducir en Barcelona--, donde comprobó la importancia de reconfortar a los enfermos terminales. “Es triste, pero hay muchas personas que mueren solas”, explica.

Comenzó en esto por ayudar a una amiga, no porque en su familia hubiera hecho estragos esta enfermedad. Hasta hoy. Dolores de Oya, que fue presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer, pilota los proyectos de innovación que impulsa la Fundación. “Está todo el día agarrada al teléfono”, explican sus colaboradores. Y es que importar a España técnicas que faciliten la vida de los pacientes requiere de muchas relaciones públicas. Gracias a esta luchadora mujer, Cataluña ha introducido la automatización de la quimioterapia, que hasta ahora se aplicaba de forma manual, lo que tiene un margen de error.

Pediatría

Este tipo de robots se han instalado en los hospitales Clínic y Vall d’Hebron, centro este último donde se utiliza por primera vez en pediatría. “Mi ilusión es que se generalice a toda Cataluña”, explica.

Hasta ahora, la FOC ha impulsado 15 proyectos y prepara otra quincena. “Nuestra labor es promover la innovación, pero una vez ya está en marcha, corresponde a las administraciones asumirla. Pero somos conscientes de que no estamos en un momento bueno debido a los recortes”, explica resignada.

Dolores de Oya está inmersa ahora en una nueva iniciativa de la que está orgullosa, el Observatorio sobre la innovación.

¿Quiere hacer un comentario?