Menú Buscar
Cultivo de marihuana / EFE

España, entre los países donde legalizar la marihuana tiene más apoyos

Casi cuatro de cada diez ciudadanos piden regularizar su consumo, mientras un 24% vería con buenos ojos que la prescribiera el médico

14.10.2019 00:00 h.
10 min

España se sitúa entre los países donde la legalización de la marihuana suma más apoyos. Según un estudio de Ipsos, hasta el 63% de los ciudadanos aprueba, de un modo u otro, la regularización de su consumo, colocándose esta cifra en la horquilla alta de una tabla que recoge las respuestas de cerca de 19.000 personas de 27 regiones del mundo.

La legalización de la marihuana para uso medicinal es la que más respuestas afirmativas concentra de media la encuesta en todo el globo terráqueo, con excepciones como las de Canadá, Brasil, Francia y Alemania, cuyos ciudadanos proponen regularizar el cannabis para los mayores de 18 años, independientemente de su estado de salud. También ocurre en España, donde un 26% de los españoles propone la legalización del consumo a partir de la mayoría de edad, por un 24% que limitaría la ingesta a usos terapéuticos.

El apoyo a la legalización a la marihuana en el mundo (%)
El apoyo a la legalización a la marihuana en el mundo (%)

El cannabis en España y el mundo

El cannabis es la sustancia ilegal más consumida en el mundo. Y el debate sobre su legalización está en la calle desde hace tiempo. Productos como el tabaco y el alcohol, de los que se ha demostrado su efecto dañino sobre la salud, sí están aceptados en el mercado. En España, está permitido su uso en el ámbito privado, y también el cultivo para autoconsumo, aunque no hay un límite establecido. En última instancia, si hay denuncia, la decisión está en manos del juez.

Algunos países están comenzando a regular este mercado. La lista es extensa, y cada uno tiene sus matices, pero todos ellos coinciden en legalizar de uno u otro modo el cultivo y el consumo, ya sea para fines recreativos o medicinales: Uruguay, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Países Bajos, India, Israel, Jamaica, México, Portugal, República Checa, Dinamarca, Croacia y Reino Unido. En España, Ciudadanos apoya la regulación para uso medicinal; Podemos propone abrir el grifo también para fines recreativos.

Argumentos a favor de legalizar la marihuana

Por todo ello, los psiquiatras Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado publicaron el estudio Legalización del cannabis: argumentos a favor y en contra (2014), donde recogen las posturas de los partidarios y de los detractores.

A favor, anotan argumentos como que es una “droga relativamente inocua, no especialmente perjudicial para la salud”, lo que “no debería suponer una sobrecarga o más gasto para la Sanidad”; que es “una droga blanda, con efectos psicológicos leves, que no genera una gran dependencia”; que el Estado recaudaría más dinero en impuestos; que desaparecería el mercado negro, y que tiene efectos medicinales positivos.

Bote de cannabis a la venta
Bote de cannabis a la venta

Comprar marihuana es muy accesible

Son argumentos que también comparte Bernardo Soriano, de S&F abogados y portavoz de Regulación Responsable. La asociación que representa trabaja en “regular” su uso y formas de acceso en personas adultas “tanto para fines recreativos como médicos”. Una “regulación integral que comprenda el autocultivo, los clubes sociales, el acceso en vía comercial y a través de farmacias”.

En opinión de Soriano, ello dotaría de derechos a los usuarios recreativos y a los pacientes, protegería a los menores, generaría empleo, aumentaría la recaudación del Estado y limitaría la financiación de redes ilícitas. Añade que el acceso al cannabis en España es “extremadamente fácil”, y que la legalización daría a los consumidores unas “mejores condiciones de seguridad y salubridad”.

Carola Pérez: con dolor desde los 11 años

Carola Pérez, por su parte, es una de esas pacientes que ha encontrado en el cannabis la manera de seguir viviendo. A los 11 años sufrió una caída y se rompió el coxis; lo probó todo: inyecciones en el hueso, fisioterapia, osteopatía... todo lo imaginable para paliar las molestias. No cesaron, y a los 18 años decidieron extirparle la pieza. El remedio fue peor; desde entonces sufre dolor crónico. Si es muy agudo, pierde el conocimiento.

Carola Perez
Carola Pérez

Optaron por ponerle dos baterías para engañar al cerebro con descargas eléctricas en las terminaciones nerviosas. Infecciones. Diez operaciones más. Nada. Pasó 15 años hinchándose a pastillas, hasta 17 distintas: “No podía seguir así. No puedes comer, pensar ni dormir. Piensas en el suicidio”. Hasta que descubrió el cannabis (primero, infusionado en leche; después, con vaporizador, y ahora también en crema y aceite), que hoy combina solo con dos medicamentos. Afirma que la dosis es invariable: no hay que aumentarla a medida que pasa el tiempo. Pero explica que “la medicina cannábica es muy personalizada a casa caso”, y emplea variedades de “mínima psicoactividad”.

Control del cannabis y protección del usuario

Carola Pérez defiende la legalización total. Por un lado, porque para los pacientes es una “cuestión de derechos humanos y dignidad”; por el otro, el uso lúdico, porque cada uno es libre de decidir, y hoy quien quiere consumir ya lo hace: “Para un menor, es más fácil adquirir una bellota de hachís que una botella de alcohol”.

Se pregunta retóricamente si es mejor que el mercado esté en manos de los narcos, sin ningún tipo de regulación, o del Estado, y el producto pase controles sanitarios y se proteja al usuario (hay cuatro millones en España). También argumenta que el sector generaría empleo, y que de la planta se aprovecha todo. Además, “España es país pionero en la materia; tiene a los mejores genetistas e investigadores”. A raíz de su experiencia, Carola Pérez creó la fundación Dos emociones (que tiene 1.300 pacientes) y el Observatorio Español del Cannabis Medicinal (un lugar donde compartir conocimientos y avances). “El 20% de la población española sufre dolor”, sentencia.

Argumentos en contra de la legalización del cannabis

El informe de los psiquiatras, no obstante, también recoge la visión de los detractores: no hay datos que aseguren que no se incrementará el gasto sanitario; cada vez hay más personas que acuden a tratamiento; se ha demostrado que crea una cierta dependencia; la mayor recaudación no asegura que se cubrieran los costes sanitarios derivados; hay fármacos igual de efectivos, y los delitos han crecido ligeramente cuando se ha liberalizado el consumo de cannabis en otros países. Soriano, en cambio, apunta que los únicos inconvenientes los sufrirían las redes mafiosas.

Aceite de marihuana
Aceite de marihuana

Sobre el consumo y la actividad delictiva derivada da cuenta el Informe europeo sobre drogas 2019. Por ejemplo, constata que en los últimos años han aumentado las incautaciones de cannabis (hierba y resina) en España, mientras que en el conjunto de Europa han crecido las infracciones por consumo o posesión. Por si fuera poco, en 2017, tomaron esta droga 24,7 millones de europeos con edades comprendidas entre los 15 años y los 64 años, de los que 17,4 millones tenían menos de 34 años. El informe también constata que son cada vez más los españoles que inician tratamiento por primera vez por consumo de estas sustancias.