Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Guardia Civil desmantela una plantación de marihuana / EP

España, un chollo para el negocio del cannabis

A pesar de las numerosas intervenciones policiales, es uno de los principales productores y puerta de entrada de las sustancias que llegan desde Marruecos

5 min

Es muy complicado conocer las cifras exactas por la opacidad del sector, pero se estima que el negocio de la droga en la Unión Europea (UE) mueve alrededor de 30.000 millones de euros, en datos del 2017. Dentro de esta cantidad, casi cuatro de cada diez euros (39%) los genera el cannabis; otros tres euros (31%) se deben a la cocaína; 2,5 euros (25%), a la heroína; y apenas suman las anfetaminas (3%) y el éxtasis (2%), según el informe EU Drugs Markets Report 2019, realizado por el European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction y la Europol.

A simple vista, es evidente que el cannabis es la droga que más se mueve dentro de las fronteras de la UE. Y sí, también lidera la lista de sustancias prohibidas en España. De hecho, este es uno de sus principales mercados y lugar de paso de la mercancía. Es un chollo para el negocio, incluso con las numerosas intervenciones policiales que desbaratan buena parte del tráfico. En esta línea, y según el informe, España es uno de los principales productores de marihuana y uno de los lugares de paso y destino de resina (hachís).

Conexión neerlandesa

Esta pista conduce a otra clave: España fue en 2017 uno de los países donde se produjeron más incautaciones de semillas, junto con Bélgica, Grecia, Luxemburgo, Malta, Portugal y Noruega. Y no es algo puntual. Además, ha crecido la producción entre 2016 y 2017. Pero ¿por qué aumentan las plantaciones en este país y menguan algo en Países Bajos, la meca del consumo del cannabis? Según el informe ello se debe a la proliferación de clubes sociales cannábicos y a la expansión de los talleres de cultivo, que venden equipos, productos químicos y literatura que promueven y facilitan su consumo.

Precisamente, el análisis concluye que estos clubes y talleres son una puerta de fácil entrada de delincuentes. Sorprende, del mismo modo, que la policía ha detectado que algunas operaciones de cultivo en España surgen como colaboración entre neerlandeses y grupos criminales españoles. También destaca que algunos productores están establecidos en la región del Rif, en Marruecos. Y no solo eso: en los últimos meses han aumentado los países que han citado a España como lugar de procedencia del cannabis. Eso sí, con la ayuda en muchos casos de redes criminales de Países Bajos. En cambio, el enlace con Irlanda y Reino Unido es directo.

Una imagen global

España también lidera las incautaciones de cannabis (y las de aceite de cannabis), pero hay que mencionar un dato que no es menor, y es que del total de producto requisado, el 62% iba a terminar fuera del país. Por otra parte, la mayor cantidad de hachís que entra en España lo hace por Marruecos (Málaga es un punto clave), aunque ha habido cierta diversificación en las rutas de tráfico. A continuación, y a cierta distancia entre los receptores, figuran Francia e Italia. La darknet de internet está ganando protagonismo en la compra-venta de estas sustancias.

Para terminar, una fotografía más amplia. El cannabis es la principal droga del mercado de sustancias ilícitas de la Unión Europea, como se ha comprobado unas líneas más arriba. Cada año se desmantelan unas 20.000 plantaciones. Y unos 25 millones de personas lo han consumido en el último año. De ellos, 17,5 millones tienen entre 15 años y 34 años. Además, se estima que el 27,4% de los europeos con edades que van de los 15 años a los 64 años han probado esta droga al menos una vez en la vida. Tal vez los bajos precios en comparación con otras sustancias favorecen que se mantenga el consumo en cifras estables. Por ello no es de extrañar que 152.000 personas se pusieran en manos de especialistas para tratar su adicción en 2017.

Destacadas en Vida