Menú Buscar
espeto moraga humanidad

Los patrimonios ‘inmateriales’ de la Humanidad se desparraman

España hace cola para proteger bienes como el espeto y la tamborada, que se sumarían a los 'castells', el flamenco, la dieta mediterránea y el Misterio de Elche

03.06.2018 00:00 h.
4 min

España está presente desde 2008 en 13 declaraciones de la Unesco para salvaguardar bienes culturales no tangibles de la seriedad del Misterio de Elche, el flamenco, la dieta mediterránea o los castells.

Pero las candidaturas al galardón internacional han tomado un sorprendente rumbo gastronómico y fiestero: el espeto, las tapas, la sidra y el Carnaval de Cádiz. Cuentan con el apoyo de instituciones como el Senado, el Ministerio de Educación, ejecutivos autonómicos y ayuntamientos.

Un proceso de dos años

El proceso burocrático hasta el fallo es serio y largo, más de dos años, según fuentes del organismo de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Pero fructífero para los promotores, ya que les permiten pomposas declaraciones y titulares fáciles y asegurados en los medios de la parroquia política propia y nacional.

Es el caso de Tamboradas de España (rituales de toque de tambor), arropado por la comisión de cultura de la Cámara alta hace dos años. Según las previsiones, el comité ad hoc del organismo internacional dará luz verde a esta distinción en noviembre durante una reunión en la paradisíaca Isla Mauricio.

Tambores y patrimonio

El ruido, como en las procesiones Semana Santa, vendrá con redoble. La candidatura asocia a 17 localidades de las comunidades de Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha y Valenciana, con gobierno socialista, y de la Región de Murcia. “Se trata de una práctica social con participación multitudinaria en auge y con miembros de distintas edades, género y situación socioeconómica”, apadrinó el departamento de Íñigo Méndez de Vigo.

“Las bases son muy amplias, prácticamente cabe todo que tenga valor patrimonial y necesite salvaguardia”, explican fuentes oficiales. Lengua, literatura, música y danza, juegos y deportes, tradiciones culinarias, rituales y mitologías, conocimientos y usos relacionados con el universo, y artesanía y espacios culturales.

Sardinas ensartadas

El Ayuntamiento de Málaga y el Senado han apostado por el espeto, elemento puntiagudo clavado en una sardina, que hace las delicias de nativos y turistas en la Costa del Sol. Su glamur ha llegado hasta un restaurante en la madrileña Carrera de San Jerónimo, casi frente al Congreso de los Diputados.

Los impulsores destacan que se trata de una tradición que data de 1882. Un plato típicamente malagueño, que ahora se reivindica como elemento integrante de la identidad cultural del lugar y de unión entre sus habitantes. Y de paso, como “marca de la Costa del Sol oriental”, según varios alcaldes de la zona.

Diego Varela, propietario y espetero de un afamado restaurante de Torre del Mar (Vélez-Málaga), explica que el arte reside en el ensarte del pescado que debe quedar “con la raspa hacia abajo” como indica la tradición, para que al darle la vuelta “esta sirva como tope para retener la sardina y que no se caiga a las brasas”.

 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información