Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una de las principales entradas y salidas de la ciudad de Barcelona este fin de semana / EFE

Escapadas a la playa y a la montaña durante el primer fin de semana sin cierre comarcal

Este sábado se han registrado 265.000 desplazamientos por carretera, un 49% más que la semana anterior

3 min

El primer fin de semana en el que se abre de forma limitada la restricción de no salir de la comarca se han producido un 49% más de desplazamientos, especialmente a la playa y a la montaña. Las principales ciudades, como Barcelona, registran una gran afluencia de viandantes en la primera apertura de comercios durante un sábado en tres meses.

Este sábado se han registrado 265.000 desplazamientos por las carreteras catalanas. Aunque el aumento es considerable respecto al mismo día de la semana anterior, cuando todavía existía aislamiento comarcal, sigue siendo un 17% menor que antes de la llegada del Covid-19.

Segundas residencias y hostelería

El buen tiempo, durante el primer fin de semana de primavera, ha provocado que muchas familias salieran a hacer turismo, pasear o pasar un fin de semana en su segunda residencia de la Cerdanya, por ejemplo. Así, se han observado muchas personas, más de lo habitual en época pandémica, por las playas de Cambrils, Castelldefels o Sitges.

La hostelería también ha aprovechado la pequeña reapertura para llegar al 100% de ocupación, dentro de las limitaciones del 30% de aforo máximo permitido por el Govern. Por otro lado, las escapadas de un solo día también han crecido, especialmente a la montaña y a las pistas de esquí, con aumentos en las estaciones de La Molina y Masella, en la Cerdanya, y en Port Ainé y Espot, en el Pallars Sobirà.

Una calle comercial durante este fin de semana en La Roca del Vallès (Barcelona) / EFE
Una calle comercial durante este fin de semana en La Roca del Vallès (Barcelona) / EFE

Vuelven los ejes comerciales

Los comerciantes aplauden poder reabrir los fines de semana y “no dar marcha atrás” en las restricciones, manteniendo unos mínimos de actividad hasta el verano. Las calles de Barcelona se han llenado de gente paseando y entrando a los establecimientos, aprovechando el día soleado, tras los vientos y las lluvias de ayer viernes.

El resto de las capitales provinciales también ha contado con una gran afluencia de visitantes. Lleida ha recuperado la normalidad comercial un sábado, lo que supone entre el 16% y 20% de la facturación semanal en los establecimientos del poniente catalán. Girona y Tarragona también han registrado colas en los comercios. Las asociaciones, sin embargo, siguen solicitando que se flexibilice el horario de apertura de la hostelería lo antes posible porque “perjudica también al resto de los comercios”.

Destacadas en Vida