Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes de la Ertzaintza, que investiga ocho posibles crímenes del asesino en serie de Grindr / EUROPA PRESS

La Ertzaintza amplía a ocho los posibles crímenes del asesino en serie de Grindr

Los investigadores creen que el joven se movió durante más de tres años "por toda España"

4 min

La investigación para dar con el presunto asesino en serie, que trae de cabeza a la Ertzaintza y a la colectivo gay de Bilbao, se complica. Cuando los investigadores creían haber estrechado el cerco sobre el presunto autor de ocho muertes, fuentes de la policía autonómica han confirmado a El País que “en los últimos tres años se ha movido por toda España”. No obstante, por el momento las muertes que le atribuyen se circunscriben solo a Euskadi. En concreto, su radio de actuación se centraba en el Casco Viejo de Bilbao.

Los investigadores de la Ertzaintza siguen el rastro de un joven latinoamericano de 25 años y usuario de las apps Grindr y Wapo como presunto autor de estos hechos. El que se ha convertido ya en el caso más complicado de la historia del cuerpo autonómico se destapó después de que una de las presuntas víctimas lograra escapar del ataque del que es considerado ya como un asesino en serie.

Los drogaba con éxtasis

Las pistas que han conseguido recabar hasta el momento son las que él mismo se dejó en la casa de la que podría haber sido su última víctima, con la que mantuvo un forcejeo. El joven se dejó olvidada una mochila con documentación personal y un frasco con éxtasis líquido, la sustancia que la Ertzaintza cree que utilizaba para anular la voluntad de sus citas.

La investigación se centró inicialmente en cuatro muertes ocurridas entre septiembre y octubre de 2021, que fueron calificadas como decesos naturales. Sin embargo, los agentes han pasado a calificarlos como "homicidios consecutivos" tras descubrir que todos los hombres fallecidos se habían citado con este joven a través de una app de citas. Además, en todos los casos habían quedado en la casa de la víctima, siempre en el Casco Viejo de la ciudad y, después de matarlos, les había vaciado las cuentas bancarias.

Destrucción de pruebas

En las últimas horas, la Ertzaintza ha confirmado que investiga otras cuatro muertes que siguen un patrón muy semejante a las anteriores. Se trata de hombres que también habrían mantenido vínculos con el presunto asesino. Sin embargo, los investigadores se han encontrado con un escollo: al haber sido calificadas inicialmente como muertes naturales, muchas de las víctimas fueron incineradas, por lo que no se les podrá repetir la autopsia. Tampoco se recogieron indicios en sus domicilios.

Ahora, la policía autonómica lanza una alerta a otras ciudades españolas como Madrid o Alicante en las que este serial killer podría haberse cobrado la vida de más víctimas, lo que ha despertado una cierta inquietud entre los usuarios de las apps de citas.