Menú Buscar
Josep Bargalló, Alba Vergés y Josep Maria Argimon (de izquierda a derecha) en la rueda de prensa para informar de las medidas que se aplicarán en Educación contra el Covid / GENCAT

ERC busca técnicos de Educación para lidiar con la imagen de caos

El tacticismo electoral de Torra y Puigdemont pone la lupa en la gestión de los republicanos, y éstos se centran en la búsqueda de su propio Fernando Simón en Enseñanza. Dos nombres suenan con fuerza

7 min

Las medidas anunciadas por el Govern de la Generalitat para evitar contagios de Covid-19 no convencen a la comunidad educativa. ¿Un problema de comunicación o de improvisación? ERC, que gestiona las consejerías de Salud y Educación, se juega mucho en las próximas semanas. De ahí la necesidad que tiene de buscar a un técnico con conocimientos y aplomo suficientes para dar explicaciones ante los medios de comunicación.

Dicho de otra manera, el partido de Oriol Junqueras busca su propio Fernando Simón --uno de los referentes del Gobierno español durante la pandemia-- para las ruedas de prensa del departamento de Educación, tal como ha hecho ya en el ámbito sanitario con las comparecencias de Josep Maria Argimon. Dos nombres suenan con fuerza para ese cometido.

Acreditar una buena gestión

Demostrar una buena gestión es uno de los principales activos que los republicanos --a pesar de las zancadillas de sus socios de Junts per Catalunya, con Carles Puigdemont al frente-- intentarán acreditar en las próximas elecciones catalanas. Máxime cuando el de Waterloo ha ordenado retrasar la convocatoria de los comicios al máximo. Precisamente para que, una vez se confirme la inhabilitación de Quim Torra, sea el republicano Pere Aragonès, número dos del Govern, quien asuma provisionalmente la presidencia de la Generalitat y la responsabilidad de gestionar una nueva crisis pandémica este otoño.

Este escenario obliga a los republicanos a tomar medidas, conscientes de que las explicaciones dadas ayer por Bargalló sobre la llamada operación septiembre en los colegios no ofrecían las concreciones que reclaman padres, alumnos, sindicatos y partidos de la oposición. Y entre esas medidas figura una que ya se adoptó en Salud: la designación de un técnico que, además, sepa comunicar.

El director general de centros educativos de la Generalitat, Josep González Cambray (c) / CG
El director general de centros educativos de la Generalitat, Josep González Cambray (c) / CG

Entre los posibles candidatos a ocupar ese papel mediático --al estilo de Fernando Simón, el médico epidemiólogo director Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad-- dos nombres suenan con fuerza.

Por un lado, Josep González Cambray, director general de Centros Educativos desde junio de 2019 --fecha en la que Bargalló también fue elegido conseller--, que es conocido por sus comparecencias periodísticas en vísperas del curso escolar. Profesor de Secundaria, Cambray ha ocupado varios cargos en la Generalitat y está bien valorado por la comunidad educativa.

 

 

Josep González Cambray habla de la vuelta al cole (junio 2020) / TV3

Precisamente ayer, Bargalló delegó en cada centro educativo la responsabilidad de desarrollar los planes anti-Covid, sin concretar si habrá refuerzos: es decir, cómo se duplicarán aulas a casi dos semanas del inicio del curso escolar. Asimismo, el Govern también pone en manos de los Centros de Asistencia Primaria (CAP) las medidas sanitarias --tomas de temperatura, cribados, realización de 500.000 tests de coronavirus...--, lo que puede contribuir a saturar esos CAP.

¿Guiño a la Ustec?

Otro de los técnicos que también cuenta con apoyos es el director general de Atención a la Familia y Comunidad Educativa, Juan José Falcó, que procede del sindicato Ustec, donde fue abogado durante seis años --es licenciado en Filología Hispánica y en Derecho-- hasta que, en 2004, se incorporó al Gobierno tripartito como asesor educativo. Su nombramiento en septiembre de 2019 fue interpretado como un guiño a un sindicato que en otros sectores educativos se ve con preocupación, dado que Ustec avaló la eliminación de la sexta hora acordada por la exconsejera Irene Rigau en plenos recortes con la finalidad de ahorrar el gasto en comedores escolares.

Juan José Falcó, director general de Atención a la Familia y Comunidad Educativa / TWITTER
Juan José Falcó, director general de Atención a la Familia y Comunidad Educativa / TWITTER

La decisión no está tomada y se concretará en las próximas semanas. ERC ya tomó medidas similares en Salud tras el nombramiento de Josep Maria Argimon como secretario de Salud Pública --sustituyó a Joan Guix tras la dimisión de éste en mayo, es decir, en plena pandemia--. Desde entonces, Argimon acompaña a Vergés en las comparecencias mediáticas. También protagonizó una rueda de prensa junto a Torra en ausencia de la consejera.

La 'operación Argimon'

Argimon, cuyo aplomo en esos actos no ha pasado desapercibido, es convergente y está considerado como un hombre afín a Puigdemont. ERC arriesgó mucho en esa operación --los roces entre este alto cargo y Bargalló no se hicieron esperar--, pero quiere dar prioridad a una buena gestión del post-Covid, convencido de que, al final, el ciudadano no entiende de siglas, sino de eficacia. 

Sin embargo, la elección de Argimon constató de nuevo las maniobras de Convergència --hoy, JxCat-- para retener poder en una Consejería de Salud donde se mueve mucho dinero, y desató los comentarios sobre las dificultades de los republicanos de encontrar profesionales de su cuerda. ERC tiene ahora la oportunidad de acallar esos reproches con la designación de un “Fernando Simón educativo” procedente de sus propias filas.

Destacadas en Vida