Menú Buscar
Un pasillo del Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí con enfermos esperando cama / CG

Los enfermeros lamentan la "demagogia sangrante" de Comín con las urgencias

El sindicato Satse propone como solución abrir las plantas de hospital y los ambulatorios cerrados durante la crisis

2 min

Los enfermeros catalanes lamentan la "demagogia sangrante" de la Consejería de Salud. El sindicato mayoritario de este colectivo en la sanidad pública, Satse, ha pedido al departamento "no culpar al paciente" la saturación de las urgencias. La agrupación ha exigido al conseller Toni Comín que abra los ambulatorios y plantas hospitalarias cerradas durante la crisis. Ello, ha agregado, ayudaría a la ciudadanía a ejercer un "derecho universal" como es el derecho a la salud.

En una carta remitida al consejero del ramo el lunes, Satse valora que ante la "saturación de los servicios de urgencias", el departamento tiene dos opciones. "La clase política puede culpar a la ciudadanía o buscar soluciones", reza la carta.

"Demagogia sangrante"

Por otro lado, el sindicato rechaza de plano las manifestaciones de Comín en una entrevista con El Periódico de Catalunya, en las que aseguraba que las imágenes de pacientes en los pasillos eran causadas, en parte, por los propios enfermeros. "Estamos hartos de no poder hacer nuestro trabajo como queremos. Ahora resulta que también somos los culpables de tener a gente en los pasillos de urgencias".

Según la agrupación que dirige David Carbajales desde la Secretaría de Acción Sindical, tener a los pacientes en pasillos no es voluntad del colectivo. "Algunos pacientes pasan 72 horas en un pasillo sin ropa suficiente, sin intimidad y sin [recibir] la atención debida".

"Lo que usted diga, señor conseller. Nosotros tenemos la conciencia limpia porque cualquier persona que haya acudido a urgencias conoce una realidad que, no lo dude, es diametralmente opuesta al sangrante ejercicio de demagogia que usted ha hecho", concluyen.