Bienvenidos al mes más miserable del año

Enero es desde 1975 en España el periodo con más muertes, por el frío y la gripe, y el lunes 15 será el más deprimente de los 365 días

Una mujer recibe una vacuna contra la gripe en enero, el mes con más muertes / EFE
14.01.2018 00:00 h.
9 min

Un periodo fatal, empezando porque iremos a más entierros y funerales. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) corroboran desde 1975 que enero es el mes con más muertes en España, casi un 25% de media por encima del resto. También, con dudosa base científica, el día más deprimente del año es el tercer lunes de este mes, el próximo día 15.

Los expertos apuntan como factores al frío, al zarpazo de la gripe y otros virus, a la caída del ánimo tras el fin de la Navidad y a la entrada en la famosa cuesta con dificultades económicas arrastradas por las compras.

Gripe virulenta

El enero pasado fallecieron 49.262 personas, casi 2.000 más que en 2016. Este 2018 ha comenzado con brotes de gripe especialmente virulentos para la población de mayor edad en varias comunidades autónomas. Se han traducido en el doble de ingresos hospitalarios y de muertes que la última semana del 2017, según la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III.

El Ministerio de Sanidad considera que estamos ante “el pico más alto” de la epidemia. Los primeros datos apuntan que se trata de un azote que no se veía en España desde hace tres años. El virus ha causado ya en Cataluña el doble de enfermos que el año pasado, según el Departament de Salut de la Generalitat.

mujer gripe

Una mujer con un fuerte resfriado

“¿Por qué más en enero? Las reuniones familiares navideñas facilitan el contagio. Basta con que uno lo lleve a las comidas o concentraciones de gente más habituales en estas fechas, por ejemplo, en grandes almacenes”, comenta Carmen Marco, médico de atención primaria en el norte de Madrid.

Frío y pobreza energética

Varios estudios del Instituto Carlos III han demostrado la relación entre el aumento del frío, propio del invierno natural, y la mortalidad durante el primer decenio de este siglo. Los investigadores establecieron, por ejemplo, que las muertes se disparan a partir de los 10 grados bajo cero en Castilla y León, de los 5 grados en las provincias andaluzas y de 3 grados en las levantinas. Unas temperaturas más que sobrepasadas en las última semanas.

Los expertos no consideran el frío por sí solo una causa de muerte. Pero puede ser determinante la existencia de domicilios mal preparados y sin calefacción. La llamada pobreza energética. Un estudio de la UE no detecta ningún aumento en Suecia, Finlandia y Noruega, pero sí lo hace en países como Portugal y España. También en Inglaterra, coincidiendo con las grandes heladas, se registró en 2015 un incremento del 30% en la  tasa de mortalidad superior a los diez años anteriores, según datos de Public Health England.

Los epidemiólogos explican que las bajas temperaturas favorecen la propagación del virus de la gripe, los resfriados y otros patógenos. También pueden descompensar y agravar enfermedades crónicas como cánceres y las insuficiencias respiratorias y cardíacas. Apuntan que, con el clima invernal, nuestro sistema inmunológico lucha por resistir a los virus que se acumulan en lugares mal ventilados, con mucha gente, como zonas de trabajo, tiendas o transporte público. Y no siempre ganan la batalla.

Lunes triste

Por si fuera poco, desde el 2008 se ha establecido el tercer lunes de enero (el 15 este año) como el más deprimente de los 365 días. La elección de la fecha, denominada Blue Monday, se basó en un estudio de Cliff Arnall, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).

El investigador analizó 2.005 factores, como día de la semana, clima, deudas, sueldo mensual, estado anímico… Y el cumplimiento de los propósitos fallidos de año nuevo, como ir tres veces por semana al gimnasio, matricularse en una academia de inglés o comer sano.

Sus detractores aseguran que la fórmula matemática utilizada para la designación carece de base científica. Alegan que la investigación fue financiada por la empresa Sky Travel con el objetivo de promocionar sus viajes, lo que lo convierte en una “farsa interesada”.

gato nublado

Un gato pasea en una tarde gris

Pero muy bien montada. Los psicólogos confirman que enero es uno de los meses en que reciben más consultas y constatan que el lunes “es el peor día de la semana para muchas personas, porque parece que desgraciadamente poca gente disfruta realmente con su trabajo”.

Además, el día 15 todavía falta mucho para cobrar a fin de mes, mantenemos el sobrepeso por los atracones navideños, el día es gris y suele llover o nevar. “Pero no podemos caer en esa manipulación. Hay que actuar con normalidad y no hacerle caso, aunque nos bombardeen los medios”, aconseja Teresa Molina, psicóloga clínica.

Más procreaciones

Pero no todo es angustia e infelicidad. La Estadística del Movimiento Natural de Población del INE también apunta que los primeros días de enero son los preferidos para engendrar un hijo, que nacerá en septiembre o a primeros de octubre. Este mes predomina en 19 provincias, principalmente en el sur y la costa mediterránea, las más pobladas.

No siempre ha sido así. Los datos desde 1975 dejan patente que hasta mediados de la década de 1980, cuando el famoso baby boom, era el florido mayo cuando más niños veían la primera luz en España.

Los meses de gestación empezaban, pues, en pleno período vacacional por excelencia, agosto. O a principios de septiembre cuando acababan las faenas del campo, sobre todo desde 1940 en una sociedad eminentemente agrícola. Eran los llamados por los demógrafos “hijos de la cosecha”, encargados cuando se acababan las tareas más duras como la siega y la trilla.

No obstante, la abrumadora concentración de nacimientos ha pasado a la historia. Por factores socioeconómicos como la incorporación de la mujer al mundo laboral o el empleo de anticonceptivos, hay una mayor distribución a lo largo del año.  

Mitos futboleros

En España se atribuye al 16 de septiembre la fecha con más partos y en EEUU al 9, según investigadores de la Universidad de Harvard. Y la culpa la tiene la Navidad con vacaciones, frío en la calle, el enternecimiento propio de estas fechas, pocas ganas de salir de casa y muchas horas para rellenar el ocio doméstico y hacer planes.

Luego están los mitos, como los que apuntaron al efecto en la natalidad de la España campeona del mundial, el Barça o el Madrid de la Champions o el 1-O, fecha clave para la República de Cataluña. “El control disocia absolutamente el acto sexual del embarazo y una mujer, por muchas alegrías que le haya dado el fútbol o el rumbo hacia la independencia, no se queda embarazada si no lo desea”, advierte un demógrafo del CSIC.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información