Menú Buscar
El profesor Zhang Xiangyong, director del Centro Europeo de Medicina Tradicional China / CG

El empresario chino que no teme invertir en Cataluña

El profesor Zhang Xiangyong dirige el Centro Europeo de Medicina Tradicional China de L’Hospitalet que aportará una inversión de 80 millones de euros

26.10.2017 00:00 h.
6 min

Es el empresario más valiente del momento. Por lo menos, en territorio catalán. Mientras más de 1.500 compañías están abandonando Cataluña estos días a causa del panorama político actual, el profesor Zhang Xiangyong ha escogido la comunidad autónoma como el punto donde instalará su nuevo proyecto.

Este hombre de negocios chino es el director del Centro Europeo de Medicina Tradicional China (TCM-EU) que se establecerá en L’Hospitalet de Llobregat tras haber firmado un acuerdo con la alcaldesa de la localidad, Núria Marín, junto con el Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat y el Ayuntamiento de Pekín.

La alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, firma el contrato en Pekín para acoger a la farmacéutica china / EP

La alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, firma el contrato en Pekín para acoger a la farmacéutica china / EP

“Un problema interno”

Chapurrea el inglés y alguna que otra palabra ha aprendido ya en castellano, pero no se separa de su traductor para comunicarse con soltura con quien se le acerca. “Ahora ya tengo pensado estudiar catalán”, explica Xiangyong a Crónica Global, en una entrevista. Sus amigos le animan porque sabe hablar francés.

El profesor es consciente de la situación que vive Cataluña, enmarcada en un ambiente de tensión a causa de la intención del Gobierno de Carles Puigdemont de declarar la independencia, pero no tiene miedo. “Es un problema interno entre la Generalitat y el Gobierno de España. Nosotros esperamos que podamos vivir en un ambiente estable, porque para llevar a cabo nuestro proyecto lo necesitamos”.

¿Y si se declara la independencia de Cataluña y ello conlleva un clima de inestabilidad? “Eso todavía no ha pasado”, contesta. Y se encoge de hombros, riendo. Su aplastante seguridad en el proyecto que conduce y su amor incondicional por la ciudad de Barcelona lo han llevado a lanzarse en un ambicioso plan que aportará una inversión de 80 millones de euros.

Barcelona, la mejor opción

La capital catalana siempre le pareció una ciudad muy moderna en varios niveles, sobre todo en economía e investigaciones: “Son de los mejores del mundo”. Xiangyong asegura, además, que entre España y China hay una buena relación desde hace muchos años --“Hay muchos chinos aquí”-- y gratas colaboraciones.

Confiesa que el conseller de Salud, Toni Comín, también le preguntó por qué se decantó por Barcelona en una de sus reuniones tras sellar el pacto. “Le dije que en los ochenta estudiaba en Bélgica y había viajado a muchos países de Europa y, ya entonces, la ciudad que más me gustaba era Barcelona”.

Así que en 2014 inició sus negociaciones con la Generalitat y visitó varios terrenos donde poder levantar el TCM-EU. Entre ellos, uno situado en la Vall d’Hebron, pero la respuesta del equipo de gobierno de Ada Colau no fue satisfactoria, a diferencia de la socialista Marín, que lo acogió con los brazos abiertos. Por lo tanto, la antigua fábrica textil Godó i Trias fue la escogida como la nueva sede, que pretende abrir sus puertas en 2020.

La antigua fábrica textil Godó i Trias, situada en L'Hospitalet del Llobregat / CG

La antigua fábrica textil Godó i Trias, situada en L'Hospitalet del Llobregat / CG

Máster oficial

El Centro Europeo de Medicina Tradicional China albergará cinco ámbitos relacionados con la educación, la investigación, la cultura, la medicina asistencial y el mercado de las hierbas. “El objetivo es importar la medicina china, pero también demostrar que puede acoplarse con la medicina occidental. Enseñar a los europeos que tienen una opción nueva que también es válida”, argumenta el profesor.

El fin es construir un gran centro en el que estará incluida la Universidad de Medicina Tradicional China (MTC), además del centro de investigación y de cultura de la misma temática. “Pero vamos paso a paso”, apunta. El primero es el máster oficial de MTC en el que ya estudian once alumnos, de dos años de duración y cuatro meses de prácticas en Pekín, donde actualmente se encuentran los estudiantes, procedentes de países como Holanda, Costa Rica e Irán, entre otros.

Colaboran estrechamente con la Universidad de Barcelona (UB), la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y la Universidad de Medicina Tradicional China de Pekín. “Que dos gobiernos diferentes reconozcan este máster es muy potente”, apostilla Xiangyong. “Los gobiernos, aquí, nos ponen mucha atención”.