Menú Buscar
Imagen de una estancia con emisores térmicos

Emisores térmicos, el mejor sistema de calefacción para el hogar

Proporcionan un calor eficiente y son fáciles de instalar y usar

12.07.2018 13:47 h.
6 min

Los emisores térmicos son sistemas de calefacción para la casa independientes que funcionan mediante energía eléctrica. Los expertos de Mis Emisores Térmicos,  profesionales especializados que ofrecen en su web los emisores térmicos más modernos al mejor precio, nos explican cuáles son las ventajas y beneficios del uso de estos dispositivos, así como los tipos que existen y sus características principales.

Las principales ventajas de los emisores térmicos

Los emisores térmicos son aparatos de calefacción ecológicos, que respetan y no contaminan el medioambiente. Para las personas preocupadas por la sostenibilidad de nuestro ecosistema y el ahorro de energía, constituyen la mejor opción. Estos aparatos no generan residuos y su funcionamiento es completamente limpio. Ni huelen ni generan ningún tipo de combustión.

Además, se trata de sistemas programables que reparten el calor de forma gradual. Gastan menos que cualquier otro sistema de calefacción eléctrico y su funcionamiento es muy sencillo. La programación es personalizable en función de las necesidades de cada usuario y no requieren de mantenimiento, al contrario que otros métodos de calefacción.

Si buscas un sistema de calefacción limpio, económico, confortable, seguro y personalizable, los emisores térmicos constituyen sin lugar a dudas la mejor elección.

Tipos básicos de emisores térmicos

Emisores térmicos secos. Están compuestos por un cuerpo de aluminio de inyección en su interior, lo que les dota de una perfecta homogeneidad de temperaturas en su superficie. Sus paneles internos son los que acumulan el calor. Son equipos que calientan con gran rapidez y proporcionan una gran sensación de confort a cualquier estancia. La transmisión del calor se efectúa por conducción. Para viviendas con habitaciones o salones muy fríos donde sea necesario calentar de forma muy rápida son la mejor elección pues los emisores térmicos secos son capaces de calentar en menos de 5 horas.

Emisores térmicos de fluido.  El cuerpo de estos dispositivos está construido también por un cuerpo de aluminio de inyección. Además, tienen una resistencia blindada y un fluido termoconductor de elevada transferencia térmica. Frente a los emisores térmicos secos, los de fluido tardan más en calentar una estancia pero su calor se mantiene por más tiempo, es mucho más duradero y uniforme. Está indicado para habitaciones en las que interesa mantener el calor durante un tiempo prolongado.

Emisores térmicos cerámicos. Están compuestos por materiales sólidos que conducen muy bien el calor. Su inercia térmica es mayor que la de los emisores térmicos de fluido. Siguen generando calor transcurrido bastante tiempo desde que se logró la temperatura ambiente deseada aunque son los emisores térmicos que tardan más tiempo en calentarse. Su calor, sin originar mayor consumo eléctrico, puede mantenerse durante más de ocho horas.

Tipos según sus características

Con termostato.  Los termostatos son dispositivos sensibles a la temperatura, que permiten regularla de forma automática. Con ellos, la temperatura nunca bajará o subirá de la elegida por el usuario.

Con wifi.  Cada vez son más demandados. Estos emisores térmicos permiten el control inalámbrico de todas sus funciones. El usuario puede manejar su emisor desde su smartphone. De forma muy fácil puede desde encender y apagar los aparatos hasta ajustar la temperatura ambiente, pasando por la programación de todos los emisores térmicos del hogar.

De diseño.  La eficiencia energética de los emisores térmicos no está reñida con el diseño y prueba de ello son algunos de los modelos comercializados en los últimos tiempos. Se trata de aparatos atractivos estéticos que combinan con cualquier estancia: de líneas curvas con formato compacto son los más solicitados, ya sea en color negro o blanco.

Digitales.  Su panel de control se encuentra insertado en el frontal del aparato y son muy sencillos de manejar.

¿Cuál es la temperatura ideal en una estancia?

Según los expertos, la temperatura ideal en una estancia tipo cuando necesitamos calefacción debe oscilar entre los 19 y los 20 grados centígrados, independientemente de la época del año. Si se supera dicha temperatura, el gasto eléctrico subirá sin necesidad. Por la noche, la temperatura debe estar en torno a los 17 grados centígrados mientras que en las horas diurnas lo ideal es no sobrepasar en ningún caso los 21.

Hay que tener en cuenta que cada grado extra de temperatura supone de media un 7% más en el gasto de energía. En invierno, esto puede tener un considerable impacto sobre algunas economías domésticas.

--

Contenido patrocinado