Menú Buscar
Félix Millet y Jordi Montull, en segundo término, acompañados de sus abogados, en los juzgados de Barcelona.

El Supremo pide la la Audiencia de Barcelona mano dura contra Millet y Montull

El fiscal del alto tribunal reclama una tercera sentencia, más severa, por las maquinaciones de ambos en el caso del hotel que se iba a levantar junto al Palau de la Música 

Redacción
4 min

El fiscal del Tribunal Supremo ha pedido a la Audiencia Provincial de Barcelona que, por tercera vez, vuelva a dictar una sentencia sobre el caso del hotel del Palau de la Música que revise la condena de un año para Félix Millet, el expresidente de la Fundació Orfeó vinculada a este auditorio, y para su mano derecha, Jordi Montull. En dicho fallo, además, se exculpó a la cúpula de Urbanismo del ayuntamiento.

"Estamos ante una operación muy especulativa que se llevó a cabo sin aportar ningún capital", ha asegurado el fiscal en una breve intervención durante la vista pública que se celebró el miércoles bajo la presidencia de Manuel Marchena.

Segunda redacción

El Supremo ya ordenó en marzo de 2015 que la Audiencia volviera a redactar una nueva resolución al considerar que no se habían tenido en cuenta documentos aportados en el proceso.

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Barcelona atendió a esta petición y, además de condenar a un año de prisión a Millet y Montull, les impuso una multa de 3.604.000 euros y de 901.200, respectivamente. Por su parte, absolvió al exconcejal de Urbanismo Ramón García-Bragado, al exgerente de este área Ramón Massaguer, al entonces responsable de los servicios jurídicos municipales Enric Lambies y al arquitecto del proyecto que nunca vio la luz, Carlos Díaz.

Tráfico de influencias y prevaricación

El fiscal del Supremo ha subrayado que esta causa se encuadra en otra "más compleja", pendiente aún de juicio, que investiga a Millet por el desfalco de las cuentas del Palau de la Música. En el caso del hotel, se investiga a Millet y Montull por los delitos de apropiación indebida, tráfico de influencias, falsedad documental y prevaricación por la compra de unas fincas próximas al auditorio tras ser revalorizados los terrenos por el cambio de asignación, pasando su uso de equipamiento a residencial.

Una vez revalorizados, querían vender estos terrenos a un tercero, lo que, según la sentencia de la Audiencia Provincial, fue "hábilmente ocultado en todo momento" por Millet y Montull al resto de los acusados. Por esta operación, que se remonta a 2003, Millet y Montull habrían conseguido un beneficio  económico de 3,6 millones a través de plusvalías, aunque esta cifra se rebajó finalmente hasta 900.000 euros, según las acusaciones.

"Ignorancia deliberada" de la Audiencia

El fiscal se ha referido a esta "falsa" motivación en el cambio de calificación de los terrenos y lo ha encuadrado en la búsqueda de una "ganancia justificada como desinteresada" por parte de la Fundació Orfeó del Palau pero que, en realidad, ocultaba el interés de Millet y Montull de "disponer del dinero como si fuera suyo". Dicho esto, ha criticado que la sentencia de la Audiencia Provincial "incurra en ignorancia deliberada".

Los abogados defensores de los exdirigentes socialistas de la cúpula de Urbanismo se han centrado en diferenciar el "expolio" del Palau con el intento de construir un hotel junto al auditorio que, según el abogado Cristóbal Martell -defensor del arquitecto Carlos Díaz--, "se proyectó con una transferencia de uso del suelo pero no con una recalificación".

"Estamos ante un interminable proceso que parece no llegar nunca a su fin para conseguir a cualquier precio una condena", ha insistido la defensa del exconcejal de Urbanismo Ramón García-Bragado, recordando que sería la tercera vez que, por mandato del Supremo, la Audiencia Provincial de Barcelona redacta una sentencia sobre esta cuestión.

Destacadas en Vida