Menú Buscar
Evolución del 'pequeño Nicolás' a Dídac Sánchez.

El 'pequeño Nicolás' catalán se lanza contra la Generalitat

Dídac Sánchez amenaza con querellarse contra Salud y asegura que ha sido víctima de una venganza por negarse a pagar las mordidas que le solicitaban altos cargos

6 min

Dídac Sánchez, el apodado pequeño Nicolás catalán, ha iniciado una cruzada contra la Generalitat a la que señala como responsable del fracaso de su negocio en el centro reproductivo Instituto Iegra Tres Torres, ubicado en la clínica de Barcelona del mismo nombre.

El joven de 23 años, que se define en conversación con Crónica Global como un emprendedor que ha “roto todos los esquemas y que siempre habla de forma muy transparente”, cesó hace mes y medio la actividad en el centro y vendió todos los activos a la Clínica Tres Torres; la operación inversa que puso en marcha hace casi dos años. El motivo: se quedó sin licencia de actividad, algo de lo que culpa directamente al Departamento de Salud.

Destapar casos de corrupción

Afirma que fue objeto de todo tipo de trabas deliberadas para renovar los permisos para operar que tenía previamente Iegra. “Soy una víctima del sistema”, manifiesta en otro momento de la conversación, pues al “destapar casos de corrupción impiden que un joven de 23 años arranque una actividad”.

Asegura que al Gobierno catalán no le ha gustado que se haya postulado para sustituir a Miquel Valls al frente de la Cámara de Comercio --lo hizo hace dos años, cuando ni siquiera se había abierto el debate de la ley catalana que debe ordenar el sector-- ni que sea propietario de Subrogalia, una compañía que presuntamente está especializada en España en la gestación a través de vientres de alquiler, algo que en el mejor de los casos es alegal en el país.

Víctima de supuestas mordidas

Según el relato de Sánchez, personas “muy cercanas a los altos cargos del Departamento de Salud” le ofrecieron la renovación de la licencia a cambio de mordidas que él se negó a pagar. “Puedo asegurar que superaban de mucho los 128 euros que se pagan por la tramitación”, añade.

Tras los supuestos retrasos burocráticos, decidió mandar cartas tanto a la consejería liderada por Toni Comín como al presidente catalán, Carles Puigdemont, en abril para anunciarles que cesaba la actividad y que les iba a denunciar por prevaricación al no obtener la licencia. Nunca fueron contestadas, algo que no le sentó demasiado bien.

Ultima la demanda

El pequeño Nicolás catalán asegura que trabaja conjuntamente con sus abogados --declina desvelar el nombre de los asesores legales-- en ultimar la demanda. Amenaza con sacar a la luz todo tipo de pruebas para demostrar que sus tesis son ciertas. Incluso indica que tiene una grabación de audio en la que cargos del departamento explican a representantes de “otras clínicas que a Dídac Sánchez nunca le van a dar la licencia”.

Explica, asimismo, que el Juzgado de Instrucción número 54 de Barcelona ha admitido a trámite otra demanda contra la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (la televisión y la radio públicas catalanas) por publicar que le habían echado de Iegra.

Presuntos fallos en la gestión

Sánchez afirma que es absolutamente falso y que llegó a ese extremo por el atasco burocrático en el que se encontraba. “Hay 14 trabajadores que irán al paro” a los que ha mantenido mientras era gestor de la clínica sin que hayan sufrido ningún problema ni retraso en el pago de las nóminas “porque yo siempre me he comportado como un señor”.

Otras fuentes de la Clínica Tres Torres validan el relato de los medios públicos y destacan que existían problemas en la clínica reproductiva. “Que vengan y que me indiquen qué fallos había, se lo inventan”, declara el expropietario de Iegra.  

Pasado controvertido

“El problema aquí es que la gente activa un botón y empieza a disparar en lugar de aceptar los errores, es poco ético”, declara. El autodenominado emprendedor hecho a sí mismo reconoce que su oscuro pasado posiblemente ha pesado en el final del negocio en el centro de reproducción. Su paso por un centro de menores, el haber acusado primero y desinculpado después a José María Hill Prados por abusos sexuales cuando era menor de edad y la presunta relación que aún mantiene con sus hijos adoptivos.

“Tengo a mi novia, a mi familia y que se divulguen esas cosas por puro morbo duele, no me parece bonito”, afirma, “he cometido errores y he pagado por ellos”. Sánchez asegura que lo que verdaderamente “jode” a alguna “gente” que incluso manda en la Clínica Tres Torres es que “venga un niñato, compre un laboratorio y haga más ciclos que en los últimos dos años”. Un extremo que este medio no ha podido comprobar.

Para él, el culpable del fracaso en Iegra y tiene nombre y apellidos: Generalitat de Cataluña.