Menú Buscar
Josep Maria Argimon encargó un informe sobre el VISC  a un ente que él supervisaba.

El 'número dos' de la sanidad catalana 'pasteleó' un informe sobre cesión de datos

Josep Maria Argimon consiguió un dictamen favorable para el VISC de un organismo que él mismo supervisaba

Ignasi Jorro
3 min

El número dos de la sanidad catalana hizo un arreglo con un informe sobre cesión de datos de pacientes. El actual subdirector del CatSalud, Josep Maria Argimon, consiguió un dictamen favorable sobre el proyecto VISC de un organismo que él mismo supervisaba.

Los hechos se produjeron en 2014. Argimon, entonces director de la Agència de Qualitat i Avaluació Sanitàries de Catalunya (AQuAS), impulsó el VISC para utilizar datos de pacientes catalanes para investigación médica. La iniciativa se presentó 28 de julio a la prensa. Antes, sin embargo, el polémicó plan pasó un corte cuestionable.

Argimon encarga a Argimon

La agencia AQuAS remitió el proyecto a la Autoridad Catalana de Protección de Datos (APD). El ente emitió un dictamen favorable, con recomendaciones. La APD concluyó el 23 de julio, tres días antes de la presentación pública, que "la documentación aportada evidencia una clara voluntad de ofrecer las máximas garantías de seguridad para los datos".

Lo que no trascendió en aquel momento es que Argimon, impulsor del VISC --y que presentó el plan a la prensa-- era miembro del Consejo Asesor de la APD desde 2011. En su condición de supervisor, Argimon tenía el poder de "elaborar estudios y propuestas en materia de protección de datos y pedir al director que establezca criterios en esta materia".

Polémico

El proyecto VISC arrancó el 1 de abril de 2015 con la vitola de ser el Big Data de la sanidad catalana. ¿El objetivo? "Facilitar la investigación, la innovación y la evaluación en el campo de la biomedicina", defendía el AQuAS.

Por contra, los partidos ICV-EUiA y la CUP pidieron frenar el proyecto. Sus reservas se centraban en la posible cesión de datos sanitarios de la población a entes privados. Ambos propusieron utilizarlos sólo en el ámbito de la sanidad pública.

Aun así, el VISC ya ha cedido datos a nueve entidades. Quizá por eso el pacto de governabilidad entre Junts pel Sí (JxS) y la CUP ha puesto el proyecto en la diana, ya que los anticapitalistas piden a la Consejería de Sanidad que dirige Toni Comín "frenar el proyecto".

Por su parte, Argimon fue nombrado número dos del CatSalut el 1 de febrero.