Menú Buscar
Mercè Rius asegura que el crematorio no le compete; el ayuntamiento y los ecologistas discrepan.

El Govern se esconde con el nuevo crematorio de Barcelona en el Besós

La directora de Calidad Ambiental de CDC, que aprobó un proyecto al mismo promotor en 2011, simula que el horno no le compete

Ignasi Jorro
01.03.2016 16:01 h.
3 min

El Gobierno catalán se ha escondido con el crematorio que planea la aseguradora Santa Lucía a las puertas de Barcelona. La consejería de Territorio "no tiene nada" de la inversión, pese a que está en tramitación y la ley le obliga a emitir un informe ambiental. Se da la circunstancia que la directora general de Calidad Ambiental del departamento es Mercè Rius (CDC), que en 2011 aprobó un proyecto a una de las filiales que impulsa la instalación funeraria.

Preguntado sobre el futuro tanatorio, que lindará con los barrios de Besós y La Verneda de Barcelona, Territorio insiste en que "es competencia municipal". No obstante, el Ayuntamiento de Sant Adrià --donde se elevará el edificio-- recuerda que es la directora general la que debe emitir un informe favorable de emisión de humos, en virtud de la ley 20/2009 de Control Ambiental de las Actividades.

Sobre la bocina

No es la primera vez que la responsable de Calidad Ambiental se encuentra con los inversores interesados en el negocio funerario. Cuando Mercè Rius era concejal de Medio Ambiente en Badalona (Barcelona) en 2011, aprobó inicialmente la ampliación del tanatorio de la localidad para PFB. La firma es una de las dos participadas por Santa Lucía que ahora quieren levantar el nuevo crematorio.

Fuentes municipales han indicado que Rius "es una profesional cualificada". En cualquier caso, la titular de Medio Ambiente dio luz verde a la obra cinco días antes de las elecciones municipales del 22 de mayo de aquel año.

Desconcierto

Un portavoz del consistorio de Sant Adrià, donde reposará el crematorio, ha expresado su inquietud por la respuesta de la consejería. "Es extraño", ha señalado al ser preguntado por la supuesta ignorancia de la consejería de Territorio y de Mercè Rius.

Precisamente, el municipio ha iniciado la tramitación de dos licencias: la de actividad y la de obras mayores. Para ello, ha pedido un informe preceptivo a la Dirección General de Prevención de Incendios. El otro documento debe llegar de Calidad Ambiental, que desconoce el proyecto.

"Las instituciones hacen trampas"

Mientras avanzan los trámites del crematorio, se redoblan los avisos de los ambientalistas. Ecologistas en Acción ha avisado a Crónica Global de que "las instituciones son las primeras que no cumplen la ley". En referencia al papel de Mercè Rius en el proyecto, la oenegé emplaza a "permanecer vigilantes y a entrar alegaciones en el ayuntamiento cuando proceda". 

La asociación verde recuerda que los terrenos del futuro crematorio --que Tanatori del Litoral SL, la UTE que une a las participadas por Santa Lucía, compró por 6,17 millones de euros en 2015-- "están en una zona muy contaminada". Sant Adrià y los barrios del Besós de Barcelona "presentan alta presencia de NO2 y PM10, por lo que se tendría que ser muy estricto con los permisos", añade.