Menú Buscar

Mi receta infalible para la resaca

3 min

Nos prometemos que será la última vez. Que nunca más mezclaremos cosas que no se deben mezclar (léase vermouth-vino blanco-vino tinto-y-cava). Que nos limitaremos al agua con gas con alguna cerveza. Pero es inevitable que en estas entrañables fiestas --que justamente nos parecen tan entrañables porque las regamos con todo el alcohol que nos ponen por delante-- más de una mañana nos levantemos con un resacón formidable.

Uno de los remedios más locos que he oído para combatirlo es poner medio limón en la axila del brazo con el que bebes. Me lo contaron en Puerto Rico, pero nunca supe si tiene fundamento científico o es una leyenda urbana para engañar a los turistas.

Uno de los remedios más locos que he oído para combatir la resaca es poner medio limón en la axila del brazo con el que bebes

En Haití, el remedio es puro vudú: hay que clavar 13 agujas con la punta negra en los corchos de las botellas de vino que nos causaron la resaca, para que el dolor de cabeza y las nauseas reviertan en ellas. No dicen qué hay que hacer con los tapones que no utilizan corcho.

En la Antigua Roma, los bebedores remataban las bacanales con canarios fritos con sus plumas porque creían que los huesecillos del canario y las plumas combatían el dolor de cabeza. Séneca no era partidario de esta práctica.

Remedios clásicos incluyen, en Namibia, beber litros de leche de búfala con ron y especias (beber alcohol para combatir la resaca es de las cosas mas estúpidas que pueden hacerse); en Alemania, comerse en ayunas, antes de bebérselo todo, varios arenques con cebolla cruda y pepinillos en vinagre; en Japón, toman umeboshi, una ciruela confitada en vinagre, que es sumamente digestiva y que te ofrecen como aperitivo en muchos bares de sake.

Después de probar algunas de estas cosas --no el fiambre de pene de toro, a eso no he llegado-- paso a darles un remedio casero que a mí me ha funcionado: antes de acostarse, una ducha fría y una caliente (en este orden), dos latas de Sprite y una lata de anchoas. Sin pan. Suena raro pero les aseguro que me ha ahorrado más de una resaca. Y si no les gustan las anchoas ni el Sprite, siempre les quedan las 13 agujas de punta negra o freír al canario. Feliz 2016.