Menú Buscar
Imagen de la obra 'La Bruja y Don Cristobal', de la compañía Títeres Desde Abajo.

El entorno de los titiriteros encarcelados denuncia "tergiversación"

Señalan que el género de los "títeres de cachiporra" incluye desde siempre violencia e irreverencia

Redacción
2 min

El entorno de los dos titiriteros en prisión preventiva por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo, por mostrar en una representación un cartel con la leyenda Gora Alka-Eta, se defiende, y denuncia que en el caso ha habido "tergiversación".

La compañera y amigos de uno de los dos detenidos explican, según informa este domingo La Vanguardia, que el cartel de la polémica, mostrado en la representaciónde su obra La Bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín, lo mostraba en realidad el personaje de un policía. Y que lo hacía, según el argumento, para inculpar falsamente a la heroina protagonista.

El entorno de los titiriteros denuncia que se han producido otras "tergiversaciones" con su caso. Explican que la obra se inspira en la tradición de los "títeres de cachiporras", violentos e irreverentes, y que en este género abundan las palizas sin motivo alguno. Y también contra la autoridad, en referencia al ahorcamiento de un policía que se representa en la función.

El precedente de Lorca

Una de las versiones más conocidas de este género en España es el Retablillo de don Cristóbal, de Federico García Lorca, en que el protagonista da muerte a cahiporrazos a diversos personajes. Incluyendo a una mujer que acaba de dar a luz.

En su página web, la compañía de los dos titiriteros detenidos cataloga la obra de la polémica fuera de su apartado de funciones infantiles. Pese a lo cual, el Ayuntamiento de Madrid, que los contrató para su programación de Carnaval, incluyó la representación como actividad dirigida a los niños. Algo que recuerda también el entorno de los detenidos.