Menú Buscar
Ejemplos de certificados médicos oficiales ante una alambrada.

El detective que comerció con historiales médicos queda exculpado

Anticorrupción, que pedía 108 de cárcel por una veintena de delitos contra la intimidad, rectifica al acreditar que el investigador tiene afectadas sus facultades mentales

3 min

El delegado de la Fiscalía Especial Anticorrupción en Cataluña, Emilio Sánchez Ulled, ha retirado el escrito de acusación contra el detective de Vic, Jordi A. A., para quien pidió un total de 108 años de cárcel como principal responsable de una red de obtención y comercialización de historiales médicos que tenían carácter reservado.

En la fase judicial de cuestiones previas, el abogado del detective, Fernando Martínez, presentó un informe médico-forense en el que se acreditaba el grado de minusvalía neurológica de su defendido. Relataba que había sufrido recientemente varios infartos cerebrales.

Ante la evidencia de los informes, el fiscal ha aceptado la petición y ha retirado la acusación. Se da la circunstancia de que Jordi A. A. era la piedra angular de este caso y, alrededor suyo, giraban el resto de acusaciones.

Entre 200 y 400 euros por chivatazo

"El acusado Jordi A. A., detective privado con despacho en la localidad de Vic, ofrecía de forma habitual a sus clientes la posibilidad de conocer información médica y socio-sanitaria obrante en los historiales médicos de personas físicas determinadas sometidas a tratamiento en el sistema público de salud solicitando, a cambio, un precio que oscilaba entre los 200 y los 400 euros por encargo. Los clientes que se han podido identificar han resultado ser otros detectives que se lo demandaban con pleno conocimiento de que la información personal iba a ser obtenida ilegalmente y con la presumible finalidad de utilizarla, después, en el marco de los encargos recibidos por sus propios clientes particulares".

Así se iniciaba el escrito de acusación que ha firmado el fiscal y que conducía a juicio a ese detective, ahora exculpado, y a otros tres colegas con despachos en Barcelona y Mataró.

23 supuestos ataques a la intimidad

Entre otros, Jordi A.A. trabajó para los detectives José C.S., Francisco Javier V.R., y Rubén C.R. Estos acusados van a basar sus estrategias de defensa en atribuir a las compañías de seguros o, eventualmente, al detective exculpado por enfermedad, la culpabilidad de los hechos merecedores de reproche penal.

Tras la exculpación de Jordi A.A., la primera de las siete piezas de que consta el caso Pitiusa puede quedar muy diluida.