Menú Buscar
Hotel Corona de Tortosa (Tarragona) ha sido habilitado como centro de operaciones del trágico suceso.

El conductor del autocar: “Me he dormido, lo siento, lo siento"

Un error humano se perfila como la principal causa del trágico accidente de la AP7 con 13 jóvenes fallecidas y otros 23 jóvenes hospitalizados

Redacción
2 min

El error humano se perfila como la causa más probable del trágico accidente de autocar que ha tenido lugar este domingo en la autopista AP7 en su paso por Freginals (Tarragona). El conductor del vehículo está en las dependencias de Mossos d’Esquadra, dónde ha recibido asistencia psicológica al sufrir un ataque de ansiedad.

Fuentes de los servicios de Emergencias que han trabajado en el lugar de los hechos han explicado que el chófer tuvo que recibir atención de los especialistas en la misma Autopista del Mediterráneo al estar en estado de choque. Relatan que se lo encontraron desorientado y que sólo se le entendían unas pocas palabras: “Me he dormido, lo siento, lo siento”.

Investigación judicial en marcha

Las agentes de seguridad deberán decidir si le dejan en libertad con cargos o no cuándo complete la declaración. La investigación judicial ya está en marcha y la realiza el Juzgado de Instrucción número 3 de Amposta.

De forma paralela, el equipo de 17 forenses han completado las autopsias de los cadáveres. El consejero del Interior catalán, Jordi Jané, explicó a última hora de la tarde que “nueve de las 13 víctimas se dispone de suficiente material para ser identificadas con mucha facilidad”. Están a la espera de recibir “fotografías” de dos más de ellas para completar el proceso inicial y que existen otros dos cuerpos en los que es más complicado obtener ninguna información.

El resto de pasajeros

El consejero pidió la colaboración de los 26 jóvenes que se encuentran en el centro de operaciones, el hotel Corona de Tortosa, a los que se tomó declaración y recibieron asistencia psicológica.

Aún hay 23 heridos repartidos en varios hospitales de Tarragona y Barcelona. De todos ellos, seis en estado grave. Los tres más críticos han sido trasladados a los centros de referencia de la capital catalana: Vall d’Hebron, Bellvitge y Sant Pau.