Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Campos, la alcaldesa de Montcada i Reixac.

El Ayuntamiento de Montcada recela del proyecto universitario y prefiere una zona verde

El proyecto para instalar un campus norteamericano es “poco sólido e inconcreto”, aunque el consistorio asegura que estudiará ésta y cualquier otra propuesta solvente para la zona

3 min

De momento, el pleno municipal del Ayuntamiento de Montcada ha aprobado la anulación de las licencias de actividad de la llamada zona del Pla de Reixac, 440 hectáreas de terreno situado entre esa localidad y Ripollet, por espacio de un año.

El equipo de gobierno quiere darse un tiempo para estudiar el futuro de la zona y atender y analizar las propuestas que se presenten sobre la base inicial de que la primera intención y la principal vocación de los grupos que sustentan el ejecutivo montcadense es que aquella zona sea declarada de interés natural.

Un apunte, no una propuesta

En este sentido, un portavoz municipal ha confirmado a Crónica Global que, efectivamente, la alcaldesa, Laura Campos, tiene sobre la mesa la instancia que el lunes pasado presentó el constructor en el ayuntamiento. Víctor Latorre solicitaba la modificación del plan general metropolitano en lo que se refiere a esas 440 hectáreas del llamado Pla de Reixac a fin y efecto de contemplar la posibilidad de poder instalar allí un campus universitario norteamericano.

“Se trata de una instancia, no un proyecto. Ese documento adolece de solidez y de la más mínima viabilidad”, ha manifestado ese portavoz quien ha confirmado, sin embargo, que Latorre y Campos se entrevistaron en el despacho de la alcaldesa el pasado mes de julio. El promotor le habría explicado el proyecto y le entregó los planos uy el resto de la documentación.

“No sabemos de dónde saldrá el dinero, ni a qué universidad se refiere el señor Latorre. Por ello, decimos que no estamos ante una propuesta en firme; y que, en todo caso, si llegara, como otras tantas, sería estudiada y actuaríamos en consecuencia”.

Nerviosismo vecinal y mucha expectativa

Fuentes de la alcaldía de Montcada i Reixac han confirmado que numerosos vecinos de barrio de Can Pomada (un barrio sin servicios de alcantarillado y que nació sin ordenamiento ni permisos), se han puesto en contacto con el consistorio para saber si existe una voluntad efectiva o inmediata de desalojarles tal y como siguiere el constructor en su proyecto. La respuesta de la alcaldesa, que ha querido evitar el conflicto vecinal, ha sido taxativa: “No”.

Así, pues en el Ayuntamiento de Montcada se toma un tiempo para reflexionar y reitera que sólo opinará y actuará en consecuencia “cuando las propuestas, incluida la del campus universitario, sean sólidas, detalladas y viables, y, de momento, la presentada por el constructor Víctor Latorre, no lo es”.